Aborto 4 A1

Amnistía Internacional (AI) de Chile instó hoy a la despenalización del aborto en el país y calificó de “imperioso” el proyecto que se debate actualmente sobre el tema en el Parlamento.

El proyecto que tramita el Parlamento fue presentado por el Gobierno y busca despenalizar el aborto en tres causales específicas: inviabilidad fetal, riesgo vital de la madre y en caso de violación.

En medio de una fuerte controversia, la iniciativa será probablemente votada este martes en la Comisión de Constitución de la Cámara de Diputados, paso previo a su tramitación en la sala plenaria.

Este lunes, previo a la conmemoración del Día Internacional de la Mujer, AI presentó su informe “El Estado como ‘aparato reproductor’ de violencia contra las mujeres”, que alude a las decisiones cruciales en lo sexual y reproductivo que escapan a la voluntad de las involucradas alrededor del mundo.

“Chile cuenta con una ley cruel que obliga a las mujeres a continuar con el embarazo aunque este sea inviable, ponga en riesgo su vida o sea producto de una violación”, señaló la entidad a través de un comunicado.

El documento aborda, entre otros casos, la historia de Tania, quien con 30 años se sometió a una interrupción ilegal de su embarazo, ya que se encontraba en medio de un tratamiento contra un cáncer.

De acuerdo con el testimonio publicado por AI, Tania explica que sus otros hijos fueron el principal motor de su decisión, que fue apoyada por otro médico y una matrona.

“Ya era madre y mis hijos tenían el derecho a contar con su mamá sana, por eso decidí someterme a un aborto para quedarme con ellos”, indica el informe.

Según Amnistía Internacional, “el médico tratante no le dio ninguna opción. Le dijo que tenía que estar tranquila, que no pasaría nada y que si ella intentaba abortar él la tendría que denunciar”.

AI consideró “indignante” la prohibición de abortar en Chile, que, a su juicio, “solo sirve para obligar a mujeres y niñas de pocos recursos a buscar peligrosos tratamientos clandestinos que ponen sus vidas en peligro”.

Gonzalo Leiva, activista a favor de los derechos sexuales y reproductivos de la mujer, sostuvo que “habrá instituciones que harán objeción de conciencia en bloque y la mujer no tendrá acceso a un profesional”.

Asimismo, añadió que en Santiago “hay hospitales administrados por universidades con influencia religiosa y ahí no se entrega la píldora del día después, no se utiliza la esterilización”.

Para Leiva lo más complejo es que dichos establecimientos “se manejan con plata de todos los chilenos”.

En tanto, el portavoz del Gobierno, Marcelo Díaz, declaró a los periodistas que el proyecto “es una buena señal”.

“La decisión del Parlamento de abordar este proyecto después de tantos años es muy necesario desde la perspectiva del derecho de las mujeres”, remarcó.

En Chile más de 33.000 mujeres ingresan al año a los hospitales por complicaciones derivadas de abortos, donde muchos problemas son a causa de procedimientos clandestinos e inseguros.

De ellas, más del 10 % (3.600) son niñas y adolescentes de entre 10 y 19 años de edad. No obstante, es probable que la cifra real “sea muy superior”, remarcó el Ministerio de Salud.