aurora williams

En el subsitio de lobby del Ministerio de Minería, no figuraba hasta este lunes 28 de marzo audiencia alguna del año 2016 de la ministra Aurora Williams.

El resto de los funcionarios sujetos a la normativa, tenían actualizada su página del último trimestre, no así la titular de la cartera que en el pasado ha tenido conflictos relacionados, precisamente, con el trato preferente otorgado a mineras del que oficialmente no había quedado registro alguno.

Sólo el martes 29, tras el llamado de The Clinic Online, las audiencias de Williams comenzaron a ser actualizadas, pese a que, según aclararon desde el Consejo para la Transparencia, la instrucción es que se haga cotidianamente y a más tardar en los primeros días hábiles del mes en que se efectúa la reunión.

Williams no cumplió con la indicación, pero además, en la información que sí está siendo publicada, se omite una reunión que podría resultar especialmente compleja: la que sostuvo el 7 de enero, 11 días antes de la votación del Comité de Ministros, con Verónica Baraona, directora de Enami y representante de Glencore, compañía a cargo del proyecto Río Cuervo en Puerto Aysén. La hidroeléctrica fue aprobada el 18 de enero, y Williams participó en la votación.

Williams ya tenía un flanco abierto en esta área por una cita que había concedido a Baraona el 10 de noviembre, que sí quedó reseñada porque fue pedida por Glencore por los conductos regulares, y en la que se precisa que se abordó el “estado actual del proyecto Central Cuervo de Energía Austral y desarrollo futuro de propiedad de Glencore”. Al revisar el detalle de la cumbre de una hora y las materias abordadas se plantea “ninguna de las materias anteriores”.

Por el encuentro del 10 de noviembre, Williams enfrenta una presentación ante Contraloría que busca invalidar la aprobación del embalse de 13 mil hectáreas.

Sobre la del 7 de enero, desde Glencore precisan que ésta no fue pedida por Baraona en calidad de representante de la empresa y Baroana detalla a este medio que la cita se dio en el marco de Enami. Ello implica que fue convocada para tratar temas institucionales.

Lo relevante es que en el Ministerio, teniendo certeza de que el hecho podría ser conflictivo, por el doble rol de Baraona, ha evitado mencionar el encuentro y al ser requeridos por The Clinic Online, si bien reconocen la reunión, no dan detalles de ésta y sólo aseguran que “luego del periodo de adaptación a la norma (ley de lobby), todas las audiencias que están reguladas por la ley 20.730, este Ministerio las ha registrado y publicado oportunamente en la plataforma, conforme a lo establecido en la Ley de lobby. En cuanto a todas aquellas reuniones que no han sido registradas a través de la plataforma de lobby, se debe a que no están reguladas por dicho cuerpo normativo”.

Según el Ministerio, al ser Baraona llamada a la cartera por asuntos de Enami, a 11 días de un decisivo Consejo de Ministros del que Williams forma parte y en que se abordaría un proyecto clave para la compañía en que Baraona trabaja, no correspondería que quede constancia.

Respecto de por qué no existía registro hasta a ayer de ninguna otra reunión en Minería, desde la repartición argumentaron que “todas las audiencias de la ministra son ingresadas a la plataforma dentro de los primeros días hábiles del mes siguiente, en que se realizó la actividad regulada por la ley del lobby. Sin perjuicio de lo anterior, el Ministerio de Minería señala que durante los meses de enero y febrero del presente, no se llevó a cabo este proceso, debido a un error humano del asistente técnico, ya que las audiencias fueron registradas en el portal, pero no publicadas, situación que fue regularizada y a la fecha se encuentra la información al día en la plataforma correspondiente”.

OLVIDOS RECURRENTES
Las omisiones de Williams son recurrentes.

La ministra tampoco ha dejado constancia de una reunión en 2015 con María Olivia Recart, Vicepresidenta de Asuntos Corporativos de BHP Billiton, en medio del proceso de la compañía para aprobar los permisos ambientales del proyecto de continuidad de Cerro Colorado en la Región de Tarapacá.

Ello pese a que la propia secretaria de Estado ha admitido que debe ser extremadamente prudente en el trato con esta compañía ya que su hija trabaja desde 2014 en la entidad y cualquier gesto puede malinterpretarse.

Cada vez que se ha consultado con el gabinete de Williams sobre el por qué de los vacíos de la agenda ministerial, que por ley debe ser pública en casos de lobby, la respuesta ha sido que se trata de inexperiencia respecto de cómo se usa el sitio. Sin embargo, los errores tienen cierto patrón: involucran reuniones delicadas.

Así ocurrió con la cumbre del 24 de marzo de 2014 con los asesores de Antofagasta Minerals, Soledad Alvear y Andrés Jana que derivó, posteriormente, en la entrega de una carta de buena fe y un estudio que motivaron un sumario interno. La cita por meses no figuró en el subsitio de lobby de la cartera y hoy está anotada en las audiencias de Williams con una fecha errada -27 de marzo- y sin que se mencione a todos los asistentes.

El caso BHP
En julio de 2014, el entonces Seremi de Medio Ambiente de la Región de Tarapacá, Juan Carlos Liendo, anunció que había decidido rechazar la última adenda del Estudio de Impacto Ambiental del proyecto de continuidad operacional de minera de Cerro Colorado, que buscaba extender la operación de la compañía minera de BHP Billiton hasta 2023.

La determinación implicaba que la empresa podría haber terminado sus operaciones en 2016, una situación que, según acusa Liendo, complicaba de sobremanera al gobierno central.

“Se mandó una minuta al director nacional del Servicio de Evaluación Ambiental donde se explicaba por qué debía votarse el fin de Cerro Colorado y no permitir un segundo Icsara (Informe Consolidado de Aclaraciones, Rectificaciones o Ampliaciones) de la empresa porque el Humedal Lagunillas estaba agonizante. La presión era para que se votara a favor”, explica Liendo a The Clinic Online.

El personero se le pidió la renuncia y, en paralelo, continuó el proceso para que Cerro Colorado subsanara los problemas ambientales y pudiera continuar operando.

El año decisivo para Cerro Colorado fue 2015. En septiembre, finalmente logró que la Comisión de Evaluación Ambiental de Tarapacá aprobara la continuidad del proyecto hasta el año 2023. Junto con una serie de modificaciones técnicas, hubo una serie de gestiones con autoridades.

El 4 de marzo de 2015, por ejemplo, el gerente de Relaciones Institucionales de BHP, Osvaldo Urzúa, envió al gabinete de la ministra un email con información respecto del impacto en puestos laborales de la minera en la zona. “Empleo directo a app. 2.800 personas, de los cuales 937 son personal propio, 146 de oficina Iquique y app.1700 contratistas”, señala el texto que fue derivado a la Subsecretaría de Interior y desde ahí a las autoridades regionales, transformándose en un insumo relevante para la votación.

Desde la subsecretaría de Interior aclaran que “es usual que las empresas de determinadas ramas productivas – pesqueras, mineras, de energía, etc- informen al ministerio correspondiente sobre cambios importantes que puedan tener repercusión social. De ahí que en el gobierno es común solicitar información cuando se ve afectado el desarrollo de la región y el empleo de los trabajadores”.

Lo que no es usual es que una reunión se olvide. Es lo que ocurrió el 28 de abril, cuando María Olivia Recart, Vicepresidenta de Asuntos Corporativos de BHP Billiton acudió hasta la oficina de la ministra Williams. En la empresa destacan que fue a tratar “los temas de interés de la empresa y otros de interés del Ministerio”. El tema en agenda pública de BHP en aquel momento era, precisamente, la situación de Cerro Colorado.

En esas fechas, Williams anotó reuniones por la venta de Minera Candelaria y una cita con representantes de Minera Dominga, del grupo Penta. De Recart no quedó registro, aunque corresponde publicar el encuentro. La explicación, nuevamente, es que hubo problemas de adecuación de la ley.