cuenta pública congreso-a1

Durante la jornada de este miércoles se realizó la segunda cuenta pública del Congreso en la historia. El foco de los discursos efectuados en la cita apuntó a la crisis que vive la política producto del desprestigio que siente la gente frente a las autoridades debido a las irregularidades reveladas desde hace bastante tiempo a la fecha.

En ese sentido el presidente de la Cámara de Diputados Osvaldo Andrade asumió que se han producido varios errores en el mundo político por lo que profundizó en que el llamado es a erradicarlos y enfocarse en eliminar todo tipo de malas prácticas.

Andrade precisó que “en lo personal y a nombre de nuestra corporación, considero imprescindible reconocer que hemos cometido errores”.

A su vez, reconoció que lamentablemente “se ha impuesto una cultura entre nosotros que privilegia el bienestar personal por sobre el bien común. El camino corto por sobre el proyecto de largo aliento. El éxito individual por sobre el proyecto colectivo”.

Dicho aquello, el ex timonel del Partido Socialista recalcó que “en tiempo de descrédito y ataques contra la política se hace necesario resituarla en el lugar que le corresponde. Debemos aprender a escuchar a la ciudadanía y lograr que entiendan cómo funciona el Congreso y cómo puede hacer valer sus puntos de vista en la discusión legislativa”.

El ex ministro del Trabajo, que estuvo cuestionado y con algunos sectores pidiendo su renuncia como presidente de la Cámara Baja por el jubilazo de su ex esposa, indicó que los partidos deben trabajar en “construir un nuevo acuerdo social y político para el Chile de los próximos años, que ponga en el centro las nuevas fronteras éticas exigibles para toda la sociedad y por cierto, para la actividad política”.

En otros pasajes de su presentación, Andrade manifestó que “no hemos asumido que lo que hasta ayer fueron prácticas generalizadas hoy no sólo son imposibles de sostener, sino que la sociedad las repudia con fuerza. Probablemente razones hemos dado para que la ciudadanía se aleje de la política y de sus representantes”.

Tras su discurso fue el turno de exponer del timonel del Senado, Ricardo Lagos Weber, quien en el mismo tono que Andrade reconoció que “hemos recibido las críticas de desencanto que existe contra la actividad pública”.

Por su lado, admitió que la pega de recuperar la confianza de la ciudadanía “se trata quizá del mayor desafío actual para nosotros en tanto parlamentarios”.

Entre las soluciones de Lagos Weber está el “tener una conducta impecable y transparente que nos permita recuperar la confianza ciudadana, solo así podremos cumplir el compromiso asumido de construir un país más inclusivo”.