Chile bolivia EFE

La señora FIFA decidió castigar nuevamente a la Roja con la prohibición de jugar un duelo de Clasificatorias en el Estadio Nacional.

El hecho se concretó luego de que la selección de Bolivia decidiera denunciar a Chile por cánticos racistas durante el duelo que ambas escuadras disputaron el pasado 6 de septiembre en el Estadio Monumental.

Pues bien, a través de un comunicado público, el órgano rector del fútbol mundial formalizó la “suspensión parcial y prohibición de jugar en el Estadio Nacional Julio Martínez Prádanos que se aplicará para el partido del 28 de marzo de 2017”, es decir, para el duelo que la Roja sostendría frente a Venezuela en condición de local.

La FIFA explicó que sus argumentos “guardan relación con aficionados que mostraron una conducta discriminatoria o antideportiva, llegando incluso a entonar cánticos homófobos en algunos casos”.

Añadió que “tras los informes de los partidos y las pruebas adicionales generados por el Sistema de Control de Lucha contra la Discriminación, la FIFA abrió un procedimiento disciplinario a Chile tras el período de prueba impuesto en mayo de 2016, por lo que se aplicará una prohibición de jugar en el Estadio Nacional Julio Martínez Prádanos en Santiago para un partido más”.

El ente precisó en ese sentido que “la clausura del estadio será servido en el partido de clasificación para la Copa Mundial de la FIFA 2018 entre Chile y Venezuela el 28 de marzo de 2017”.

Vale decir que la sanción no prohíbe jugar en el Nacional frente a Perú este 11 de octubre, ni contra Uruguay en Noviembre.

Por si esto fuera poco, la FIFA además decidió castigar a la Roja con el pago de una multa que llega a cerca de los 45 millones de pesos.