La feroz emergencia provocada por los incendios forestales que afectan a la zona centro sur del país, ha dado para todo tipo de rumores y especulaciones, que se expanden como un virus por redes sociales. Uno de los más bullados es que las plantaciones de pinos y eucaliptus inciden en la magnitud de los incendios. Sin embargo, dos acádemicos de la Universidad de Chile, miembros del laboratorio de Incendios forestales de ese plantel, descartan que estas especies aceleren la propagación del fuego o sequen los suelos y aseguran que no existe ninguna evidencia cientifica que avale dicha teoría a la que califican como un mito.

Roberto Garfias, ingeniero forestal y acádemico de la Facultad de Ciencias Forestales y Conservación de la Naturaleza de la Universidad de Chile, con un magister en México y cursando un doctorado, forma parte del grupo de investigadores del Laboratorio de incendios forestales, donde se estudian las características de estos fenómenos.

“Esto ha dado para mucho mito. Algunos han sido entrevistados por los medios como expertos, pero la realidad es que no tienen ninguna base científica para sostener que las plantaciones forestales tienen que ver con la magnitud del incendio. El poder calórico de las especies exóticas(pinos y eucaliptus) no dista mucho del poder calórico de las especie de bosque nativo”, aclara.

Su colega, Miguel Castillo, experto en el comportamiento de los incendios forestales, profesor asociado de la Universidad de Chile, también con un magister un doctorado en la materia, fue aún más tajante: “Francamente, llevamos años trabajando en esta actividad, investigando, publicando y estudiando nuestros bosques, tanto naturales como artificiales. Tenemos evidencia científica de distintos fenómenos, pero hoy no existe ningún estudio que demuestre que los pinos y eucaliptus sequen los ambientes, sequen los suelos o que aislen a la fauna y flora”.

Castillo aclara que las especies de eucaliptus o pino no son pirogénicas, es decir, que no son especies que tengan afinidad con el fuego: “Si existe un incendio, claro que se combustionan, pero los incendios forestales normalmente comienzan con combustibles delgados como los pastizales, matorrales o basurales”.

Según el académico incluso estas especies contribuyen al cuidado de los suelos. “Si no tuviéramos este tipo de plantación de rápido crecimiento, nuestros suelos estarían totalmente erosionados. Contribuyen con esa población verde”.

Los pronósticos de la temporada de incendios

Los académicos también advirtieron que pese a que las condiciones meteorológicas puedan mejorar y se logre controlar los focos activos que se extienden desde la Región Metropolitana hasta Los Lagos, la temporada de incendios forestales recién comenzó y que a la fecha ya se ha quemado 8 veces la superficie de un año promedio.

“Estos fenómenos ocurren todos los años. Esta vez lo anormal es su magnitud. En Chile se amplió la temporada de incendios hasta junio y este año será particularmente complejo el manejo del fuego por las condiciones meteorológicas. Claramente habrá más incendios. El tema es cuánta superficie se va a quemar porque aún nos quedan a lo menos cuatro meses. Aquí hay que tomar medidas preventivas”, sostiene Garfias.

“El asunto es que todos los bosques en la zona centro sur están sometido un tremendo estrés hídrico, es decir, los bosques están muy secos por la sequía. La suceptiblidad a la ignición es grande.Ahora hay que tratar de estar alerta en los puntos claves donde se podrían iniciar incendio. El mes de febrero va a ser un mes muy conflictivo, esperemos que no, pero todo indica que sí, en marzo podría mejorar la situación”, pronostica Castillo.

Por último, ambos académicos comparten que los tiempos de respuesta ante la emergencia fueron tardíos y que es necesario modernizar el servicio forestal del país, con una mayor inversión de recursos para el combate de incendios, brigadistas permanentes y capacitación.

Otro factor fundamental, sostienen, es fomentar con fuerza la cultura de la prevención, dado los enormes daños económicos y al ecosistema de nuestro país.