Los habitantes de Coyhaique fueron hoy testigos privilegiados de un regalo del cielo, un eclipse anular del Sol que se pudo observar por completo en esa localidad y la vecina Puerto Aysén.

Cientos de personas se congregaron en la Plaza del Pionero de Coyhaique, 1.708 kilómetros al sur de Santiago, para observar este inusual fenómeno equipados con gafas de cartón especiales para proteger la vista de los rayos ultravioletas e infrarrojos.

También se instalaron telescopios equipados para la observación segura del Sol y sistemas de proyección, y varios astrónomos explicaron las características del fenómeno.

Este eclipse, que también pudo ser observado en plenitud en el sur de Argentina, fue del tipo anular. Esto significa que la Luna, que al momento del eclipse está lejos de la Tierra, se vio más pequeña que el Sol y no alcanzó a cubrirlo del todo, sino que dejó un anillo de luz a su alrededor.

El fenómeno astronómico alcanzó su punto máximo de oscuridad a las 10.30 hora local (13.30 GMT) y pudo ser observado de forma parcial en distintas ciudades de Chile.

En la capital, el Planetario de la Universidad de Santiago realizó una actividad especial para observar el eclipse, aunque las nubes matutinas en el cielo dificultaron la tarea.

Durante los próximos años, Chile será un escenario privilegiado en materia de fenómenos astronómicos. En julio de 2019 se podrá observar un eclipse de Sol en el Valle del Elqui, en el norte del país. Un evento similar podrá ser observado en diciembre de 2020 en la sureña ciudad de Villarrica.