El Real Madrid conquistó con su triunfo en la final de la Liga de Campeones ante el Juventus (1-4), el gran doblete, sumando el título de LaLiga Santander conseguido esta temporada, en un éxito que llevaba 59 años sin firmarlo.

Había firmado otros dobletes, como el último conseguido por el italiano Carlo Ancelotti en 2014, pero desde 1958 no lograba conquistar en una misma campaña la Liga y la Copa de Europa.

Desde entonces firmó dobletes sumando Liga y Copa del Rey en 1962, 1975, 1980 y 1989, de UEFA y Copa del Rey en 1986, más la citada con Ancelotti al mando en 2014, cuando derrotó al Atlético de Madrid en la final de ‘Champions’ de Lisboa y al Barcelona en la de la Copa del Rey.

En 1958 firmó el gran éxito con un mes de diferencia. El 27 de abril era el día que matemáticamente se proclamaba campeón liguero. Era la penúltima jornada del campeonato doméstico y lo hizo con un empate a uno ante el Atlético de Madrid en el estadio Metropolitano.

Posteriormente, el 28 de mayo, firmaba la que era su tercera Copa de Europa en una final ganada en la prórroga al AC Milan (3-2) en el estadio Heysel de Bruselas.

A once minutos del final perdía el conjunto madridista, en el que Alfredo Di Stéfano marcó el primero. Rial firmó el empate en los últimos minutos y Paco Gento dio el triunfo en la prórroga. Pudo lograr el triplete aquella generación, pero cayó en la final de la Copa del Generalísimo ante el Athletic Club de Bilbao (2-0).

En el presente, Zinedine Zidane hace historia al ser el primer técnico que conquista dos Ligas de Campeones consecutivas, y con un doblete que el madridismo llevaba 59 años sin saborear. Cierra la temporada que inició con la conquista de la Supercopa de Europa ante el Sevilla (3-2) y el Mundial de Clubes en diciembre frente al Kashima (4-2).

En tanto, la Juventus no logró romper con su mala racha. El conjunto turinés, que ya se inclinó en la final de Berlín de hace dos temporadas ante el Barcelona (1-3), suma siete derrotas en nueve presencias en la final y extiende su mala racha a 21 años -ganó el título por última vez en 1996-.

Los italianos llegaban a Gales con un pobre bagaje de dos conquistas en ocho finales (25 por ciento de triunfos) y con la pesada losa de haber caído en sus últimas cuatro presencias: 1997, 1998, 2003 y 2015.

El veterano capitán ‘juventino’, Gianlugi Buffon, que aspiraba a completar su impoluto palmarés con el único título que le falta, aseguró en la previa del encuentro que el duelo ante el Real Madrid “podría cambiar la historia de la Juventus”.

Sin embargo, no pudo el conjunto italiano, que después de una buena primera parte, fue incapaz de frenar el vendaval de fútbol ofensivo del Real Madrid, que anotó tres de sus cuatro goles en la segunda mitad, obra de Casemiro, Cristiano Ronaldo y Marco Asensio, para dejar al Juventus sin su tercera Liga de Campeones y con un mal fario que se extiende hasta los 21 años.