El Gobierno pidió hoy a su par de Bolivia que cese lo que calificó de doble discurso y politización de asuntos bilaterales y que abandone la “hostilidad creciente”, en relación con las demandas que ambos ha presentado ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya.

Chile espera que el Gobierno de Bolivia “se limite a presentar argumentos” en la CIJ, afirmó la Cancillería en un comunicado difundido este miércoles, con el objetivo de dar “solución pacífica a las controversias realmente existentes”.

De esta forma, el Ministerio de Relaciones Exteriores rechazó “categóricamente” las declaraciones del presidente de Bolivia, Evo Morales, quien acusó a Chile de vulnerar las disposiciones reglamentarias de la CIJ.

El comunicado abunda en lo dicho este martes por el canciller, Heraldo Muñoz, quien negó que la presidenta chilena, Michelle Bachelet, “revelara” a la prensa contenidos de la memoria presentada el lunes ante la CIJ respecto de la disputa por las aguas del Silala.

A juicio de la Cancillería chilena, es Bolivia quien no respeta las reglas de la Corte, así como los principios de “la buena administración de la justicia”, porque ha llevado “reiteradamente” el litigio marítimo bilateral a “numerosos foros internacionales”.

En esta línea, calificó las declaraciones del presidente Morales de “error inexcusable”, ya que los argumentos de Chile, presentados por autoridades de este país ante el máximo tribunal de las Naciones Unidas, “están en conocimiento de la opinión pública a partir de la demanda” del 6 de junio de 2016.

“Dicho documento fue publicado por la Corte Internacional de Justicia en su sitio en internet”, puntualizó el Gobierno.

El reglamento de la CIJ establece que los escritos de una memoria y/o una contramemoria no se pueden hacer públicos hasta el inicio de la fase oral del procedimiento.

Pero esta regla, “en ningún caso prohíbe que las partes puedan explicar e informar a la opinión pública de los casos que estén pendientes y los derechos que se están defendiendo en esa Corte”, recalca el comunicado de la Cancillería chilena.