El cura jesuita, Felipe Berríos profundizó en la crisis que se vive al interior del Sename y, junto con señalar que aquí todos tienen responsabilidades, reconoció que echa de menos que los universitarios salgan a marchar no sólo por sus intereses, sino que también por problemas sociales como los que viven los niños al interior del organismo.

En conversación con T13, Berríos indicó que “aquí todos hemos fallado. Algunos tienen más responsabilidades que otros, pero todos nos hicimos los ‘cuchos'”.

Añadió que “sería distinto si los universitarios estuvieran no sólo preocupados de su propios problemas, sino que también fueran ellos la voz de los que no tienen voz, que en este caso serían los niños del Sename (…) Antiguamente los universitarios salían, por ejemplo, a marchar en apoyo a los mineros. Hoy día sería interesante que ellos también se preocuparan de estos otros sectores”.

El hombre que vive en un campamento de Antofagasta, apuntó que “nunca antes en la historia habíamos tenido un grupo de universitarios, de jóvenes, con tantos privilegios. Han nacido con un país creciendo económicamente, con más tecnología, mejor alimentación, más estudios. Tal vez por eso mismo los hemos acostumbrado más al consumo, a solucionar sus problemas, que a fijarse en los demás. Yo creo que ahí hay algo que falla. Siendo chiquillos generosos, capaces de salir a protestar, lo hacen muy centrados en sus propias necesidades y no en las de todo un país”.

En este sentido recordó que “en la reforma universitaria del 68 los universitarios pedían diversos cursos, pero también que la universidad tuviera un compromiso con los que estaban fuera. Y ahí nace, por ejemplo, el Departamento Obrero Campesino…Entonces eso es lo que uno echa de menos que, traducido al momento actual, los universitarios salgan a la calle para pedir más justicia para los niños del Sename, para los pensionados, para los que están sin jardín infantil, para los que están presos”.

Eso sí no cargó toda la mano contra los universitarios, ya que advirtió que “todos, en este momento, tenemos que hacer presiones en el ámbito que nos corresponde”.

“Cada uno, en su cuota de poder, tiene que usarla y los empresarios tienen una cuota de poder grande, ojalá que la usen. Todos, desde nuestro rincón, tenemos que presionar”, aseguró.