El excandidato presidencial de Frente Amplio, Alberto Mayol, abordó la polémica desatada esta semana cuando se vetó su posible candidatura a diputado por el distrito 10, luego denunció una operación en su contra y finalmente aceptó el ofrecimiento para competir en esa misma zona.

En el programa Estado Nacional de TVN el sociólogo reconoció, a su manera, los errores cometidos. “Quedamos en deuda esta semana y una deuda muy importante porque el problema original era tan pequeño que no justificaba la crisis”, dijo.

Mayol agregó en su autocrítica que “pude haber recurrido a las instituciones y no haberme dirigido a las personas, eso fue un asunto que no debió acontecer. Eso tiene que ver con la construcción de instituciones dentro del Frente Amplio”.

El académico de la Usach además aseguró que “en ningún momento sentimos que esto fuera una pelea por el cupo. Si a mí me requerían para no tener una ruta parlamentaria, no tenía problemas por el bien de todos. El problema es que no se trabajó la situación de fondo”.

Y sobre la polémica directa con Giorgio Jackson, Mayol dijo que las acusaciones del diputado las señaló “de un modo inadecuado porque sonaba como que tenía la manija o el control de la situación cuando no era así”.

Si embargo, continuó con sus críticas hacia Revolución Democrática, específicamente sobre el rol al interior del Frente Amplio.

“Nuestra propuesta es que lo más razonable es construir tu espacio propio y no administrar el escenario tal como está de manera que la izquierda tenga una votación relevante. Nosotros vemos que hay partidos dentro del Frente Amplio, entre ellos Revolución Democrática, que pretende administrar el proceso para generar construcción. Son decisiones tácticas y estratégicas distintas”, concluyó.