Fernando Villegas abordó en su espacio en Radio Agricultura el tema del conflicto que se vive en la Araucanía y la detención del vocero de la CAM, Héctor Llaitul, emitiendo polémicas declaraciones.

Respecto de la huelga de hambre que cuatro comuneros han llevado por 114 días, Villegas sostuvo que “ha sido una pésima señal, basta pasar hambre para que sean borradas tus culpas. Esto es como ir a misa a confesarse y a cumplir con la manda. Cinco avemarías, ocho padrenuestro y si acabas de matar a alguien o ponerle los cuernos a tu esposa y hacer cualquier cosa, quedaste perdonado por nuestro señor”.

A continuación señala que “esto es lo mismo, usted hace huelga de hambre y empiezan los favores, te disminuyen la … al señor LLaitul ya le habían disminuido dos veces su condena, ahora lo llevaron nuevamente detenido, un personaje realmente siniestro”.

Con una fuerte crítica al rol de la Coordinadora Arauco Malleco, el también panelista de Tolerancia Cero aseguró que “lo hemos dicho un millón de veces, la CAM no es la voz, como le dicen aquí, la gente se compra esa frase pero con una necedad increíble, la voz del pueblo mapuche dice esto, las culturas originarias. Aquí no hay culturas originarias ni hay ninguna voz del pueblo mapuche, he escuchado la voz del señor Llaitul, de otros personajes de la CAM, de otros tontones del mundo político que lo apoyan”.

Siempre en Radio Agricultura, Villegas aprovechó de hacer unos disparos políticos al señalar que “nadie ha hecho un plebiscito, como le gustan tanto a la señora Sánchez, para preguntarle a los 800 mil personas que tienen ascendencia mapuche, qué piensan de toda esta cuestión. Lo que escuchamos son la voz de la Coordinadora que es un grupo minoritario, extremista, que tiene una idelología nacionalista revolucionaria, una revolución al revés porque quieren volver a las prácticas económicas, sociales y pastorales de una época que nunca existió tampoco”.

En su tono ácido y directo, el sociólogo añadió “porque la cultura originaria mapuche era una cultura que entre otras cosas explotaban totalmente a las mujeres, los hombres no hacían absolutamente nada, eran las mujeres las que cocinaban, las que iban a buscar agua al río y todo lo demás. Ese es el mundo maravilloso que tienen en mente vagamente estas personas, o no sé que cosa comunitaria, otra cosa vaga, pero no es el pueblo mapuche. Sea lo que sea que tienen en mente estas personas, buenas o malas, no es el pensamiento ni la voz del pueblo mapuche”.

Villegas puso énfasis al decir que “quiero insistir en que no existe el pueblo mapuche, partamos por la cuestión más originaria del debate, el pueblo mapuche es una invención semántica y conceptual. Existe el pueblo chileno, con personas de etnias de distinto tipo. Existen los pobres de Chile, que tienen problemas en la ruralidad especialmente y a los cuales hay que ayudar de salir del marasmo del que se encuentran, sean mapuches o no mapuches, sean de la nacionalidad o del origen étnico que sea, eso es irrelevante. Estamos en un Estado, no estamos en un estado teocrático, no es un estado basado en un a religión, no es un estado racial, este es un estado político”.