Gabriel Boric habló en el homenaje que se le hizo a Violeta Parra en la Cámara Baja y comenzó diciendo que “voy a salir del homenaje tipo efeméride” tras lo cual añadió que “Me va a tocar ser el pesado de la película pero creo que violeta se lo merece un poco”.

Luego de hablar de que cuando chico su madre le cantaba “Volver a los 17”, Boric sostuvo que “La vida de Violeta se ha ido resignificando con el tiempo. hasta la derecha se atreve a utilizarla deslavada, como también utilizan a la Mistral”.

El diputado agregó “hay Violeta porque te marchitan, debiéramos alegar nosotros cuando tratan de presentarnos a la Violeta Parra folclórica, que pudiera ser transversal por lo inofensiva. Lo cierto es que Violeta es tranversal a la humanidad pero también niega, niega la muerte cuando le recuerda a la iglesia española franquista que el quinto mandamiento no tiene seña”.

Su homenaje se puso más punzante cuando sostiene que Violeta “Arremete contra los propios chilenos que le quitan el pan, habría que agregar el agua y la tierra, al pueblo mapuche. Emprende contra Alessandri, sanguinario en toda generación, aunque en esta se llama Piñera”.

Más adelante Boric asegura que “Violeta es política, con toda la fuerza que tiene esa palabra. Violeta es vida, es dolor, es arte, es cambio, es muerte y hay que decirlo, es suicidio solitario, en una carpa solitaria. Es difícil siquiera pensar cuánto dolor hay que tener para llegar a maldecir la primavera, para llegar a maldecir la solitaria estrella de la bandera y todos los emblemas. Cuánto será su dolor”.

Finalmente, el parlamentario por la Patagonia dijo que “Violeta está muerta pero la necesitamos viva, y ahí tenemos que reconocer a los cantores de las nuevas generaciones que están tratando de significarla”.