A más tardar el próximo lunes 12 de febrero, la Fiscalía presentará ante el Tercer Juzgado de Garantía el escrito en el que acusará al ingeniero comercial Rafael Garay, autodenominado economista y gurú del kudo, por estafa en carácter reiterado.

El fiscal José Morales solicitará ocho años de presidio efectivo para el hombre que alguna vez contó que tenía un cáncer terminal, presuntamente provocado por el acto de heroísmo de haberse arrojado a cuero pelado a salvar a unos amigos tras el desastre en la central nuclear de Fukushima cuando el terremoto de 2011.

A Garay, recluido en el anexo cárcel Capitán Yáber, se le acusa de haber embaucado a 29 personas.

Posterior al escrito, debería comenzarse la preparación del juicio oral.

Se estima que el monto por las supuestas estafas ascendería a unos 1.300 millones de pesos, cifra menor a los 1.800 palos que se habían calculado en un principio.

Cabe recordar que, tras una orden de captura internacional, a Rafael Garay se le detuvo en Rumania, lugar al que había partido a refugiarse por el amor de una mujer local y luego de montar la historia de su grave enfermedad.