Una denuncia por discriminación fue lo que expuso el Movimiento de Integración y Liberación Homosexual (Movilh), luego de que una pareja gay acusara que fue sacada de un restaurant de calle Bandera luego de darse un beso.

Según consigna El Dínamo, se trata de Rodrigo Barra y Alfredo Yáñez, quienes relataron que “al comienzo nos atendieron sin problema. Nos llevaron las bebidas y la carta. Pasados unos segundos nos dimos un beso y esto significó un cambio rotundo en la administradora del restaurante”.

Añadieron que dicha trabajadora les pidió que se fueran del local. Incluso, según dicen, la mujer les reclamó “en cuatro oportunidades previas que no le habíamos pagado la cuenta, lo cual es totalmente falso”.

Por su lado, la pareja soltó que “decidimos entonces esperar a Carabineros, pero estos al llegar procedieron a sacarnos del lugar, golpeando nuestras costillas y pisando nuestros pies. Ninguno de los policías se identificó, nos permitió dar a conocer nuestra versión de los hechos, ni tampoco nos dieron razones de su proceder. Nos sentimos humillados”.

Al respecto, uno de los líderes del Movilh, Rolando Jiménez, soltó que “estamos ya evaluando que tipo de acciones legales presentar contra este abuso con evidentes tintes homofóbicos”.

Resaltó, de acuerdo a El Dínamo, que “yo mismo al hablar con un carabinero por este caso me indicó que habían recibido el llamado del restaurante porque ‘había una pareja homosexual haciendo escándalo’. Es decir, a la exigencia de explicaciones frente a un claro hecho homofóbico, Mamut lo llama ‘escándalo de homosexuales’, y no contentos con eso, hacen acusaciones falsas, lo cual se demostrará fácilmente”.