El Jefe de Estado italiano, Sergio Mattarella, rechazó hoy firmar la lista de ministros del Gobierno propuesto por la Liga y el Movimiento 5 Estrellas (M5S) ante la presencia del euroescéptico Paolo Savona en Economía, y se abre una crisis sin precedentes sobre la que dijo tomará decisiones próximamente.

Tras el récord de los 84 días sin Gobierno en Italia, Mattarella tomó una decisión drástica y, amparado por la Constitución, puso el veto al ministro de Economía propuesto por la ultraderechista Liga y el antisistema M5S para salvaguardar los intereses de los italianos ante las consecuencias que esto podría tener en los mercados.

Una decisión que ha abierto una crisis sin precedentes en la política italiana, pero además un enfrentamiento institucional entre partidos como la Liga, que para presentarse a las elecciones en marzo pasado le quitó el “Norte” a su nombre, y el M5S y la Jefatura de Estado, pues han considerado “inadmisible” la decisión de Mattarella y han asegurado que va contra “la democracia”.

El encargado para formar Gobierno, el jurista Giuseppe Conte, intentó en los últimos días mediar para la formación de Gobierno, pero ante la negativa de la Liga y del M5S de retirar la candidatura de Savona, Mattarella hizo valer sus prerrogativas.

Al desconocido Conte solo le quedó rechazar el encargo de formar Gobierno que le dieron el pasado miércoles y volver al anonimato.

“La designación del ministro de Economía es un mensaje inmediato y de confianza a los operadores financieros”, dijo Matterella en su intervención ante la prensa.

“Pedí que fuera un miembro de la mayoría o un exponente que no tuviera una posición como la manifestada que podría provocar la salida de Italia del euro, que es muy diferente a un intento de cambiar Europa y de mejorarla desde el punto de vista italiano”, añadió el presidente de Italia.

Pero ante la negativa de los partidos, les recordó que el presidente de la República “tiene un papel que no admite imposiciones y menos en carteras como la de Economía”.

El Jefe de Estado se refería así a la figura del octogenario economista Savona, quien se ha manifestado en varias ocasiones contrario al euro y es junto con otros 12 economistas autor de una manual bautizado como “Plan B” en el que describe como salir de la moneda única europea.

Mattarella señaló que esta candidatura y la incertidumbre ante la posibilidad de salir del euro “había alarmado a los inversores italianos y extranjeros”.

Para ello recordó que en estos días “la prima riesgo aumenta cada día y en consecuencia, la deuda pública, lo que reduce las posibilidades de gasto del Estado”.

La prima de riesgo, que mide el diferencial entre el bono italiano y el alemán a diez años, cerró este viernes en 204,7 puntos básicos y el rendimiento de los bonos a diez años subió al 2,460 %.

“Además las perdidas de la Bolsa queman los ahorros de nuestras empresas y son un riesgo concreto para los ahorros de nuestros ciudadanos y de las familias”, añadió un apesadumbrado Mattarella, que afirmó que era su deber, como rige en la Constitución, “proteger a los ahorradores italianos”.

Mattarella se ha opuesto en estos meses a convocar elecciones, ante las citas importantes que tiene Italia a nivel nacional e internacional y por la inestabilidad económica que podría generar.

Por ello, todo indica que podría intentar la carta del Gobierno tecnócrata con el objetivo de afrontar las primeras urgencias y cambiar la ley electoral que ha provocado la actual fragmentación e ingobernabilidad.

Su primer paso fue convocar mañana a Carlo Cottarelli, un economista de 64 años, exdirectivo del Fondo Monetario Internacional (FMI) y excomisario para la reducción del gasto público en Italia durante el Gobierno de Enrico Letta en 2013, y quien podría ser el encargado de formar un Gobierno temporal.

Mattarella, según los expertos, se podría encontrar con el problema de conseguir una mayoría parlamentaria que apoye este Gobierno, ya que entre la Liga y el M5S superan el 50 % de los votos en el Parlamento.