A través de un comunicado difundido durante la tarde de este martes, el sindicato de trabajadores de Radio Agricultura, condenó el comportamiento lascivo y obsceno de Fernando Villegas, que fue suspendido de la estación, denunciado por reportajes de The Clinic.

En el primer punto señalan que “condenamos los casos conocidos por el reportaje “La lascivia de Fernando Villegas” del diario The Clinic, realizado por los periodistas Alejandra Matus y Benjamín Miranda, donde han quedado al descubierto las prácticas cometidas por el señor Fernando Villegas”.

A continuación aseguran que el sindicato “nunca recibió una denuncia formal, ni evidencia alguna por parte de las víctimas del señor Villegas de estos cuestionables actos, a pesar de que sí era conocida su forma de relacionarse con las personas de la emisora, especialmente del sexo opuesto”.

El texto señala que “sin embargo, fue hecha presente la preocupación de los trabajadores respecto del señor Villegas al, en ese entonces, gerente general de Radio Agricultura, señor Luis Langlois Díaz, tiempo antes de que viera la luz el reportaje de The Clinic. Nos expresó que se iban a tomar medidas, en conjunto al directorio, sin volver a tener ningún tipo de respuesta por parte de las autoridades”.

El comunicado del sindicato señala además que “lamentamos que la imagen de Radio Agricultura se vea manchada por la acusación contra el señor Villegas. Sobre todo y especialmente en medio de la contingencia que ocurre en nuestro país en materia de acoso sexual. Estos nuevos casos no hacen otra cosa más que llamarnos con fuerza a rechazar toda práctica machista, no sólo en nuestro medio, sino en nuestra sociedad en su conjunto”.

En un quinto punto, el documento señala que “valoramos la determinación de la nueva gerencia de Radio Agricultura, de suspender a Fernando Villegas de sus funciones de forma inmediata”.

Finalmente manifiestan que “los trabajadores de Radio Agricultura expresamos nuestro apoyo a las personas afectadas por estos casos, cuyas tristes experiencias resaltan la necesidad de emprender cambios en nuestra sociedad, que apunten a garantizar la igualdad de género, y el derecho a poder desarrollar una función laboral de forma tranquila, inmersos en una sociedad que pide cambios radicales, cansada de lo común que se han vuelto las prácticas machistas, el abuso de poder y el encubrimiento que afectan a quienes a diario trabajamos por un país mejor”.