El nuevo Ministro de Cultura Mauricio Rojas está en el ojo del huracán luego de que se reflotaran antiguos dichos sobre el Museo de la Memoria en donde señalaba que “Más que un museo (…) se trata de un montaje cuyo propósito, que sin duda logra, es impactar al espectador, dejarlo atónito, impedirle razonar (…) Es un uso desvergonzado y mentiroso de una tragedia nacional que a tantos nos tocó tan dura y directamente”.

Tras las frases reflotadas por el medio y publicadas originalmente en un libro llamado “Dialogos de Conversos”, el escritor, artista y poeta Raúl Zurita, hizo un llamado a la comunidad artística a restarse de las instancias en que el ministro esté involucrado.

“Frente a las alucinantes y ofensivas declaraciones del “Ministro de Cultura” donde califica al Museo de la Memoria de ser un montaje; declaraciones que hieren lo más entrañable del pueblo de Chile, a sus desaparecidos, a sus fusilados, a sus torturados, a sus exiliados”, dijo y a demás hizo un llamado “a no participar en ninguna instancia en que este personaje esté involucrado, se va nuestra dignidad como artistas, como escritores, como intelectuales, como seres humanos en ello”.

Varias horas después de la publicación Zurita, el ministro Rojas tuiteó una primera aclaración sobre el tema: “Las declaraciones de hoy en La Tercera sobre el Museo de la Memoria provienen de una entrevista antigua que no refleja mi pensamiento actual. Nunca he minimizado ni justificado las inaceptables, sistemáticas y gravísimas violaciones a los Derechos Humanos ocurridas en Chile”.

Como adelanto a la entrevista que realizó Reportajes de La Tercera al sucesor de Alejandra Pérez, el medio destacó un extracto en donde se defiende de la polémica.  “Esos dichos están sacados de entrevistas anteriores, no sé exactamente de cuándo son, y no reflejan mi posición actual. Primero, nunca he minimizado las violaciones de derechos humanos que se cometieron en Chile. Eso yo lo he condenado siempre, fue absolutamente inaceptable fueron violaciones sistemáticas y terribles que me afectaron muy cerca: mi madre estuvo en Villa Grimaldi, por lo tanto, tengo una cercanía directa con eso”, expresó.

Además agregó que “Hoy toda expresión que nos divida, que nos confronte, es para mí algo que no tiene lugar. Debemos buscar todo lo que nos una y dejar de lado lo que nos ha dividido y buscar un espíritu distinto para avanzar, por lo tanto, esos dichos no reflejan mi posición actual, ni menos son una forma de minimizar, justificar o aceptar hechos que son absolutamente condenables”.

Consultado sobre si se arrepiente de sus dichos, el hombre del Ministerio de las Artes, las Culturas y el Patrimonio respondió: “Creo que en ciertos momentos, con polémicas distintas y momentos distintos uno expresa ideas que al leerlas después uno dice: ‘esto no debí haberlo expresado así’”.

Varias personalidades de la cultura y la política se manifestaron en contra de los dichos del nuevo ministro de Cultura.