Un comentado encontrón protagonizaron anoche la diputada Pamela Jiles y el escritor Pablo Mackenna, todo esto al recordar la acusación por abuso sexual en contra de una menor mientras se encontraba en un casino.

En el programa “Llegó tu hora” de TVN, aseguró que la periodista fue sumamente injusta en su crítica e incluso, dijo, llegó a tener “una lengua tan acerada como el corvo odioso que se cuelga la Maldonado en el cuello”.

Mackenna apuntó que “yo te respeto, has sido una luchadora de lucha importante, por la memoria, por los abusos, por buscar la verdad, por que la gente repare, pero siento que tú en tu vida, te has convertido muchas veces, en victimario. Has tenido una lengua muy acerada, quizá tan acerada como el corvo odioso que se cuelga la Maldonado en el cuello”.

Añadió que “has disparado a la bandada, has hecho acusaciones sin fundamento, has hecho juicio sumario, donde has condenado a gente sin la posibilidad de defenderse y tú dijiste antes que te equivocabas muchas veces, sentías que te habías equivocado pero no te veo en el papel de pedir perdón aquellas veces que te has equivocado”.

Aquí la “Abuela” contestó: “hagámosla corta compañero. Te hago un regalo. Pido perdón por todas aquellas fallas que he tenido. Pido perdón por todos los momentos que he sido justa en que no he podido serlo, por los momentos que no he podido ver todo lo que quisiera, pido perdón a aquellos que pudo haber ofendido”.

El ex CQC arremetió preguntándole si “tú sientes que aveces con el vértigo de la televisión en vivo, porser este personaje, sientes que has acusado de cosas que no necesariamente has podido probar y luego escondiste la mano. ¿Sientes que sucede?”.

Precisó que “yo lo viví. Te conocía poco, hice una presentación de un libro y después cuando vino el episodio del casino, episodio odioso, feo muy doloroso, Canal 13 se portó mal pero me pidió perdón, asumieron la falta, pero yo sentí que de todo el mundo que comentó el tema, que la más miserable fuiste tú. Y cuando se aclaró, insististe y solo lo dejaste correr”.

La parlamentaria del Partido Humanista sostuvo que “eso es una acusación grave, que tendrías que probarla”.

Luego recordó una conversación que tuvieron en privado juntos: “Te dije algo que ahora siento que se puede decir públicamente, cuando tratas de cobrarte una venganza personal utilizando un espacio televisivo, que era que yo siempre jugaba en el rol del periodista, escuchando a ambas partes”.