Las cuentas pendientes de Jovino

Hace casi treinta años, Jovino Novoa asumió como Subsecretario de Gobierno de Pinochet, cargo en el que estuvo hasta mayo de 1982. Período caracterizado por las violaciones a los derechos humanos, la censura desatada y el imperio de la CNI, con Alvaro Corbalán haciendo gala de su estilo único. En dicho lapso sucedieron dos episodios que aún tienen repercusiones y en los cuáles la dictadura tuvo un rol protagónico: la muerte de Frei Montalva y el asesinato del dirigente Tucapel Jiménez. Novoa fue un eficiente funcionario a la hora de encubrir responsables y obstaculizar la investigación, labor que continuó con éxito tras abandonar el gobierno, como editor de servicios informativos de El Mercurio, entre 1982 y 1985.
En los próximos días Jovino Novoa asumirá como presidente del Senado (ha sido elegido senador en dos oportunidades con sólo el 20% de los votos) y su pasado, que creía escondido en un cofre seguro y oscuro, aflora y le pide cuentas. Tucapel Jiménez hijo, actual diputado PPD, declaró esta mañana en radio ADN: “Si él durante su cargo no sabía lo que estaba pasando en Chile, no sabía que se asesinaba a personas por pensar diferente, yo digo al menos digo que fue una persona totalmente inepta en su cargo, o bien, estaba enterado de todo lo que pasaba. Yo creo que es lo primero, él no sabía, pero sí tiene una responsabilidad política y esto de nombrarlo a él (como presidente del Senado) siento que es una provocación de parte de la UDI”.
Quizás Jovino debería pensarlo dos veces, antes de que antiguos fantasmas se le aparezcan por la noche y no lo dejen dormir

Comentarios