Secciones

The Clinic Newsletters

Más en The Clinic

The Clinic Newsletters
cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar publicidad

Uncategorized

17 de mayo de 2009

Guatemala dividida en las calles por el caso Rosenberg

Por

Este domingo la batalla entre partidarios del presidente y opositores se trasladó a las calles de la capital de Guatemala. Decenas de miles de guatemaltecos se manifestaron para pedir el esclarecimiento del asesinato, hace una semana, del abogado Rodrigo Rosenberg, que antes de morir grabó un video donde anticipó su crimen y culpó al presidente de ese país, Álvaro Colom.

Para contrarrestar esa marcha organizada entre otros por el sitio fueracolom.com, en la que se exigió la renuncia del presidente guatemalteco, el Gobierno dispuso a través de sus alcaldes, gobernadores, diputados y funcionarios de todos los rincones del país el traslado a la capital de miles de personas de comunidades indígenas para apoyar al mandatario. Numerosos sectores sociales y líderes de oposición, entre ellos la Premio Nobel de la Paz Rigoberta Menchú, han criticado el uso de recursos del Estado para el «acarreo» de estos supuestos partidarios.

Esta convocatoria fue el resultado de las movilizaciones que se han venido registrando desde el pasado lunes, cuando se difundió el vídeo en el que Rosenberg denunciaba una trama de corrupción con fondos estatales que estaría en el origen de su asesinato y del de otras dos personas. En un fenómeno inédito en Guatemala, las concentraciones para exigir justicia se han articulado a partir de las redes sociales de Internet, que cuentan con un millón de usuarios en ese país de 14 millones de habitantes. Los jóvenes están siendo especialmente activos.

Este domingo se les unieron, en la plaza de Italia de Ciudad de Guatemala, los partidos de oposición, decenas de organizaciones sociales y empresariales y miles de ciudadanos «cansados» de la criminalidad y la corrupción que atenazan al país. Los manifestantes, unos 15.000, iban vestidos de blanco y los mensajes en las pancartas exigían seguridad y el fin de la violencia, pero también la renuncia de Colom.

En el otro bando, alrededor de 40.000 «partidarios» del presidente, que asegura ser víctima de una conspiración, se concentraron en la plaza de la Constitución de la capital al grito de «Colom, amigo, el pueblo está contigo». A los 22 gobernadores de regiones, según constata el diario Prensa Libre, se les había reclamado la movilización de 5.000 personas cada uno. Es el interior del país donde el socialdemócrata Colom obtuvo su principal apoyo electoral en 2007.

En los primeros días, las autoridades contrarrestaron las protestas en la capital movilizando a los asentamientos populares beneficiados con los programas sociales estatales, que dirige la primera dama, Sandra Torres, también acusada por Rosenberg en el famoso video. «El Gobierno pretende plantear esto en términos demagógicos, como una confrontación entre ricos y pobres, cuando no tiene nada que ver», señala un empresario a la edición online de El País.

Mientras muchos temen que la volátil situación presente una escalada de enfrentamientos. «El presidente ha adoptado una estrategia de confrontación equivocada. La gente que se manifiesta no son provocadores, son personas genuinamente dolidas,» cita la prensa de ese país a un habitante de la capital guatemalteca. La Corte de Constitucionalidad, ante una demanda de amparo del sector empresarial, ordenó a las autoridades preservar el orden público y permitir el ejercicio del derecho de manifestación, por lo que hasta esta hora unos 5.000 agentes de la policía están desplegaron en varios puntos conflictivos de la ciudad.

Notas relacionadas