A las 18:30 horas en la Plaza de Armas de Talca se ha convocado a todos los hinchas de Rangers para que manifiesten su enojo respecto al miserable destino que se les avecina. En el transcurso de esta semana el equipo maulino debiera bajar a Segunda División por decreto luego de que el Tribunal de Penalidades lo castigue con el descuento de tres puntos. El pecado: haber incluido a más de 5 extranjeros en cancha, asunto prohibido por ley y decencia. El condoro lo cometió ayer en Calama, en el duelo en que los talquinos cayeron frente a Cobreloa por la cuenta mínima, el técnico Oscar Del Solar cuando mandó al campo de juego al trasandino Lucas Ojeda. A los diez minutos se dio cuenta de que le sobraba un foráneo y sacó a Eduardo Dos Santos, otro argentino, pero la leche ya estaba cocida. Lo peor es que este bochornoso incidente beneficia a Curicó Unido, archirrival de Rangers, que también había cometido el mismo error semanas atrás.
En Talca quieren quemar vivo a Del Solar. Y las sospechas no se hacen esperar. Muchos ven manos negras detrás de esto, y pedirán que se investigue hasta las últimas consecuencias el por qué de la estupidez.
Nosotros sólo nos hacemos una pregunta: ¿Qué hacen 6 extranjeros en Rangers de Talca?