MAPUEXPRESS
El flamante Gobernador de Cautin – de oscuro pasado delictual por giro doloso de cheques que le valieron el apodo de “chirimoyo”- hizo desfachatadas declaraciones en El Diario Austral: “En mi provincia no hay conflicto mapuche. Son dos o tres personas las que estan dando ese conflicto por un afan personal”.
– ” El tema mapuche en este momento no está en nuestra agenda. ”
“Mi opinión personal es que la CONADI debería reformularse y que deberían haber ejecutivos de cuenta encargados de las comunidades mapuche.
” Creo que los conflictos que se dan entre la CONADI y las comunidades son por una insatisfacción del cliente.”

En sucesivas entrevistas, realizadas por el diario Austral de Temuco, las flamantes autoridades con mayor presencia en la Araucanía, el gobernador de Cautín y el director de la Conadi, rechazaron hablar de “conflicto” mapuche y definieron la política para el sector. Mientras el segundo, que no habla mapudungún, se mostró enemigo del “asistencialismo” el gobernador dijo que tendrían que haber “ejecutivos de cuenta” por que el problema derivaba de “una insatisfacción del cliente”.
El gobernador de Cautín, Miguel Mellado, sostuvo que en “en mi provincia no hay conflicto mapuche” porque “son dos o tres personas las que están dando ese conflicto por un afán personal”.
Para el gobernador Mellado, que aseguró con firmeza que “el tema mapuche en este momento no está en nuestra agenda” y que dialogarán con ellos “cuando sea una conversación normal”, la Conadi debe reformularse: “deberían haber ejecutivos de cuenta encargados de la comunidades mapuche”, dijo a la periodista Alma Canales.

Y agregó: Creo que los conflictos que se dan entre la Conadi y las comunidades son por una insatisfacción de cliente. Tendría que haber ejecutivos de cuenta que se encarguen de un número de comunidades y que envíen a un agrónomo para que haga los estudios y después se siente a evaluar con las comunidades qué es lo más conveniente para producir”.

Consultado si no era “una visión reduccionista” lo expresado, Mellado respondió que no porque él los quería meter “al sistema productivo, no cultural”.