Secciones

The Clinic Newsletters

Más en The Clinic

The Clinic Newsletters
cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar publicidad

Opinión

7 de Mayo de 2010

María Fernanda König habla de su choque con “papurri”: “Cuando ví al negro Piñera pensé que era una pesadilla”

Por

POR CLAUDIO PIZARRO
Poco se sabía del tema salvo a través de un video que rondaba en Youtube donde se mostraba al “Negro” fugándose luego de un choque. Pero ya han pasado siete meses y el asunto ha tomado otro cariz. Hace poco se supo que la alcoholemia realizada al cantante se habría efectuado 13 horas después de ingresar a la clínica Las Condes y bajo la autorización del actual Ministro de Salud, Jaime Mañalich, a quien el mismo presidente Piñera ha salido a defender públicamente.

¿Qué te pasó el 2 de octubre a eso de las diez de la noche?
Venía saliendo de mi trabajo, estaba en la última fase de un proyecto y recién me había subido a mi auto, un mini del año 80. Cuando iba bajando por Ejército hacia el sur, siento el golpe de un tremendo vehículo que viene por Blanco hacia el poniente y que no respetó un ceda el paso.

¿El famoso Hammer del negro Piñera?
Sí, pero al principio no sabía que era de él. Lo único que ví fueron unas luces que apuntaban a la altura de mi cara. El impacto fue horrible, tremendo, se reventaron todos los vidrios del auto. La puerta quedó casi tocando el volante, menos mal que saqué las manos para cubrirme la cara porque sino me las tritura.

¿Pensaste lo peor?
Claro, si el impacto lo recibí en mi puerta, tenía las manos llenas de sangre producto de los vidrios y el auto estaba todo retorcido. Imagínate que con el golpe se quebró la caja de dirección y de cambio del auto.

¿Y tú como estabas? ¿Te pudiste bajar?
Estai loco, no me podía ni mover porque quedé atrapada. Tenía vidrios pegados en mis manos y pensaba que la sangre era de mi cara. Además me había dislocado el codo y el cuello me dolía muchísimo. Me sentía muy mal.

¿Te ayudó la gente que pasaba por ahí?
Sí, de inmediato intentaron socorrerme. Yo estaba callada, encandilada por las luces, tratando de entender lo que había pasado. Estaba en eso cuando veo pasar enfrente mío un auto y me percato que la gente le empieza a golpear la carrocería para que no se arranque. Finalmente el vehículo se detiene y se baja el conductor. Veo que se acerca a mi auto, se agacha un poco para verme y ahí me digo, todavía media mareada: ¡Qué hace el negro Piñera aquí! Te juro que pensé que era una pesadilla. No entendía nada.

Que pasó después…
Me acuerdo que había una persona al lado y le pregunto ¿Es el negro Piñera? Después, cuando miro al frente de nuevo, me di cuenta que se devolvía hacia su auto. Cuando llegó a él se subió y se fue.

¿Qué sentiste?
Quedé de una pieza, sentí un abandono tremendo, una falta de humanidad en el fondo. Me dije cómo ésta persona participa en un accidente, ve que hay una mujer herida y se va sin saber si está viva o muerta. Ni siquiera ofrece algún tipo de ayuda, contención emocional, acercarse y decirte lo siento, aunque de poco sirva…

CONCIENCIA TRANQUILA

¿La gente lo puteó cuando se arrancó?
Sí, pero no sé exactamente lo que le decían porque no alcanzaba a escuchar porque estaba muy lejos. Después de que él se va, cuando me rescatan los bomberos, la gente me comentó que estaba borracho y que le costaba mantenerse en pie. Me decían que tenía la lengua media traposa, que no se le entendía nada de lo que hablaba.

¿Por qué Seguridad ciudadana no le impidió que se fugara?
Ellos, al principio, pusieron el vehículo al frente del jeep pero cuando él se bajó lo retiraron dejándole el paso libre. No trataron de seguirlo ni nada de eso. Fue la misma gente la que llamó a Carabineros y la ambulancia.

¿No te parece una actitud sospechosa?
Me parece que hay cosas que investigar que no están muy claras, por lo mismo puse esta querella. Siento que no recibimos el mismo trato. Yo me fui a un servicio de atención pública, me practicaron la alcoholemia de manera inmediata e incluso quedé detenida, siendo que no tenía responsabilidad en el accidente.

¿Te parece injusto?
Lo que sucede es que Miguel Piñera se retiró a vista y paciencia de Seguridad ciudadana y de todo el mundo. Después se fue a una clínica privada y le practicaron una alcoholemia 13 horas después de su ingreso. Entonces, sin duda, no me parece un hecho justo.

¿Y qué te parece que después adujera dolores lumbares y un posible pre-infarto?
La verdad es que no tengo muy claro cuáles fueron sus problemas de salud, porque dieron varias versiones, pero aún así creo que no tiene justificación para arrancarse y no seguir el conducto regular que tiene que seguir cualquier chileno.

El informe de la alcoholemia dice que el negro estaba sin alcohol…
Personalmente pienso que hay dos opciones. Una es que nunca tuvo alcohol en la sangre o que, transcurridas las 13 horas, algo se debió haber metabolizado.

¿Qué piensas de las palabras del presidente Piñera respecto a que el ministro Mañalich tiene la conciencia tranquila?
Me parece bien que el presidente diga que el ministro tenga la conciencia tranquila, pero eso es independiente de la investigación. Una investigación no puede detenerse porque alguien dice que otra persona tiene la conciencia tranquila.

Notas relacionadas