www.movilh.org / Ilustración: Ajab

El Movimiento de Integración y Liberación Homosexual (Movilh) expresó su más enérgico rechazo a las declaraciones del arzobispo de Santiago, el cardenal Francisco Javier Erráruriz, quien calificó como una “aberración” el matrimonio entre personas del mismo sexo, tras la legalización de ese tipo de vínculos en Argentina.
En declaraciones difundidas por CNN Chile, Errázuriz sostuvo que llamar al vínculo entre dos personas del mismo sexo “matrimonio es una aberración en la cual van cayendo algunos países. Lamento que haya caído Argentina en eso”.
Tras un oficio religioso en el campus San Joaquín de la Universidad Católica, Errázuriz añadió que “tenemos que seguir por el camino verdadero. De otra manera, pensando también en nuestra propia patria, con la poca natalidad que existe, va a haber una disminución de la población, va a haber un envejecimiento de la población, no van va poder pagar las pensiones de las personas mayores, simplemente por seguir un camino errado, que no es el camino de la alegría del hogar formado por un padre, una madre y muchos hijos”, añadió Errázuriz.
Sobre la materia el Movilh apuntó que en la “voz del Cardenal Errázuriz queda clara la permanente y sistemática homofobia de la Alta Jerarquía de la Iglesia Católica, que violenta los derechos humanos de lesbianas, gays, bisexuales y transexuales de una manera sanguinaria y descarnada, impropia del cristianismo que dice promover”.
El organismo añadió que “estos dichos no sólo violentan nuestro Estado laico, sino también el de Argentina, pues Errázuriz, incumbiéndose en políticas externas , acusa a nuestro hermano país de “haber caído”, con lo que agrede la dignidad y el régimen democrático de una nación completa”.
Para el Movilh, con estos dichos de Erráruriz, “se desnuda el espíritu antidemocrático de alta jerarquía de la Iglesia que no acepta, y rechaza con violencia, las decisiones del Estado para construir leyes en beneficio de todas las personas, y sin discriminación de ningún tipo. Queda también en evidencia la irracionalidad de argumentos para oponerse a la igualdad, por cuanto hablar de disminución de la población o escasa natalidad a raíz del matrimonio homosexual es un absurso que raya en lo enfermizo ”.
El movimiento de la diversidad sexual enfatizó que “resulta además del todo repudiable que esta Iglesia sea la misma que dé consejos a Chile sobre como respetar y hacer valer los derechos humanos. La misma que se desangra en violencia al referirse a un grupo de de personas; lesbianas, gays, bisexuales y transexuales; pero que es tibia en calificativos a la hora de enfrentar las verdaderas aberraciones y delitos cometidos por algunos de sus integrantes en todo el mundo”.
El organismo de minorías sexuales dijo que “esperamos que la carta que ya enviamos la semana pasada al presidente de la Conferencia Episcopal, Alejandro Goic, justamente a raíz de declaraciones homofóbicas de sacerdotes, tenga respuesta. La Iglesia debe aclarar públicamente si esta violencia la representa o no como conjunto”.
El coletivo aprovechó además de repudiar las declaraciones del abogado “pro vida”, Jorge Reyes, quien ayer dijo en CNN Chile que “la homosexualidad objetivamente no es una condición humana” y que el matrimonio o la unión entre personas del mismo sexo derivará en “violencia intrafamiliar”.
“Reyes es una persona que violenta derechos humanos y un abogado que transgrede el principio consticional de la igualdad, a través de pronósticos infundados sobre problemas sociales a raíz del matrimonio homosexual, lo que explicita su escaso rigor y moral”, puntualizó el Movilh.