El poder de Hinzpeter

Es el ministro más “empoderado” y su influencia ha cristalizado en los temas más peludos que le ha tocado enfrentar al gobierno de Piñera. Todo con miras al 2014.
____

Nadie, que sepa cómo funciona la dinámica del poder, puede desconocer que en el gobierno de Sebastián Piñera el que manda es el ministro del Interior y no el de Hacienda, como sucedía en los gobiernos de la Concertación. Y Hinzpeter tiene poder, está claro que no más que el Presidente, pero le alcanza para ser su sombra, materializar sus influencias y mediatizar su imagen.

Hinzpeter ha estado en grandes momentos de este gobierno. Los últimos siete días ejemplifican eso: la polémica con Hacienda por los impuestos; el NO presidencial al indulto de la Iglesia y ahora último, dicen, “bajando” con Piñera el impopular proyecto de termoeléctrica de Barrancones, en Punta de Choros. Esta semana, sorprendió con el anuncio de reformar la justicia militar y la ley antiterrorista frente a los huelguistas mapuches.

Para el analista político Jorge Navarrete esto obedece a un afán del ministro por instaurar un estilo de hacer política de manera práctica, muy poco ideologizada.

-Hinzpeter privilegia consideraciones políticas antes que las técnicas. Eso se ha observado en tres decisiones: subir los impuestos por la reconstrucción, el NO al indulto general y la negociación por el cambio de la termoeléctrica de Barrancones… Todas estas determinaciones están más iluminadas por la temperatura de la opinión pública que por consideraciones técnicas -dice.

Cristóbal Bellolio, analista de la escuela de gobierno de la Universidad Adolfo Ibáñez, en tanto, lo resume así: “el objetivo de Rodrigo Hinzpeter es hacer que este gobierno sea un hit”.

EL PODEROSO

Y como lo importante, para que el gobierno sea un hit, es saber lo que la gente quiere escuchar, tanto Piñera como el propio Hinzpeter, saben que las encuestas son la mejor partitura para componer esta canción. Lo han hecho desde que llegaron a La Moneda y durante la última semana, en el caso de Punta de Choros, también.
Eso molestó a algunos, como al ex seremi de salud de la IV Región, Raúl Martínez.

-Está a la luz que lo de Punta de Choros se resolvió más por lo político que por lo técnico. La Corema de la IV región se pronunció por 15 votos a 4 y declaró que el proyecto cumplía con la legislación ambiental y después por presiones, marchas, pancartas y consignas, se generó una presión social, pero no me parece que eso deba generar modificaciones de la ley -dice.

El poder que ha tomado Hinzpeter en estos cinco meses de gobierno es grande. Según los analistas a los que consultamos, éste radica en la cercanía que tiene con el Presidente y en su pragmatismo. Un modelo que ha transformado en eje a su ministerio.

Comentarios