Y nunca llegó la prensa. Pese as estar parados por más de un mes y metiendo bulla en cada local de los que plagan las ciudades de Chile, los trabajadores de Farmacias Ahumada encontraron serios problemas a la hora de dar a conocer sus demandas a través de la prensa. La razón no es otra que la alta inversión publicitaria que la cadena de farmacias realiza en los más importantes medios del país, lo que garantiza cerrar varias bocas a la hora de ventilar los trapos sucios. Pese a todo, gracias a medios como The Clinic la huelga logró darse a conocer y hoy todos somos testigos de cómo Farmacias Ahumada no sólo se colude con su competencia para fijar los precios de los medicamentos sino que somete a sus empleados a condiciones miserables de trabajo, como el sueldo base de 32 mil pesos (el resto es por comisión, y de ahí lo hinchapelotas que son sus dependientes enchufando paracetamoles y pastillas para la garganta a los clientes).
La huelga se acabó el viernes, y esta es la declaración que emitió el sindicato de la empresa:

El Sindicato Nacional N°1 de Trabajadores de Farmacias Ahumada ha depuesto la huelga hoy, cuando cumplimos 32 días de intensas movilizaciones. En este proceso, y según información corroborada por la empresa, no fueron más de 130 personas las que se descolgaron lo cual habla del éxito del movimiento y cohesión del sindicato.
Agradecemos el apoyo de la ciudadanía, de los medios independientes que dieron a conocer nuestra realidad y reconocemos el compromiso que tuvieron todos los socios que se mantuvieron firmes durante estos días. Cabe recalcar que no es fácil encontrarse durante un mes sin sueldo y siendo reemplazados por la empresa.
Si bien aquí se ha firmado un nuevo Contrato Colectivo a 2 años, éste lamentablemente no representa completamente las aspiraciones del sindicato debido a una falta de disposición de parte de la administración de la empresa, de capitales mexicanos, a reconocer y gratificar a sus trabajadores. En este sentido, vemos con gran preocupación la llegada de empresas transnacionales que no demuestran interés en mejorar las condiciones de sus trabajadores y permiten la mantención de conflictos laborales como éstos o como la huelga de Casino Monticello.
Nuestro movimiento, uno de los más intensos y vivos de los últimos años, no pudo continuar ya que se enfrentó a diversas trabas estructurales. En primer lugar, la obvia desigualdad entre empleador y trabajador, donde el primero puede arreglarse para dejar de percibir grandes sumas de dinero (con las cuales podría dar cumplimiento a las peticiones) por no entregar ciertos beneficios. El trabajador, en cambio, llega a un punto en que se ve asediado por sus compromisos económicos y debe reintegrarse a su trabajo.
En segundo lugar, durante estos días quedó de manifiesto el cerco comunicacional que existe ante ciertos conflictos laborales, los cuales a pesar de tener gran impacto no son visibilizados. Lamentamos además que sólo hoy, para la firma del contrato, se hayan hecho presentes los canales de televisión abierta.
Por último, acusamos la debilidad de nuestra legislación laboral que entrega muy poco amparo para que el trabajador pueda exigir mejoras en sus condiciones. Esto se vive en general, especialmente en el ámbito de salud laboral, pero también lo vemos en el derecho a huelga y negociación colectiva, que en nuestro país están absolutamente desnaturalizados.
En síntesis, en Chile los trabajadores no contamos con los recursos para dar la batalla por nuestros derechos y justas reivindicaciones laborales.
A pesar de todo esto, nuestro sindicato se ha visto fortalecido, puesto que existe gran conciencia entre los trabajadores y trabajadoras de la organización de sus derechos, que se fundan en principios de dignidad, justicia y participación. Sentimos que hemos hecho historia a través de esta huelga ya que, más allá de que hace más de 20 años que no había una huelga en la empresa, logramos reunir a 1500 personas que marcharon por los principios de nuestra negociación, que son también los de muchas otras organizaciones.
Señalamos que esto no ha terminado con la firma de este contrato y que seguiremos luchando incansablemente, ya sea en el Congreso o en la calle si es necesario, para construir un Chile más justo en materia laboral, para que se concrete verdaderamente el Nuevo Trato Laboral del que tanto se ha hablado últimamente. Uno de los puntos centrales a pelear será la modificación del artículo sobre gratificaciones ya que nos parece una burla al país que empresas tan grandes y exitosas como esta, no gratifiquen a sus trabajadores y todas sus ganancias y utilidades se las lleven fuera del país.
Esto no ha terminado aquí, también porque sabemos que pronto pueden venir muchos despidos de nuestra organización, como ya lo vivimos en nuestra negociación pasada.
Además, hacemos un llamado público a las autoridades, aunque ya contamos con el apoyo de la Dirección del Trabajo, para que no se permitan prácticas que atenten contra la integridad de los sindicatos y sus trabajadores.
Nuevamente agradecemos a todos los que han participado y colaborado con nuestra organización Sindical, ya que nuestras demandas son las mismas de todos los trabajadores del país.

Atte.

LA DIRECTIVA