Las turbulentas aguas de la UTEM

Foto: Alejandro Olivares
• Denuncias por acoso, masturbaciones y malos manejos encienden a la U
_____
A partir de una denuncia por acoso sexual contra un profesor, The Clinic destapó una serie de irregularidades, deudas y caos que envuelven actualmente a la Universidad Tecnológica Metropolitana, la UTEM, institución estatal que nuevamente está en aprietos a la hora de enfrentar el proceso de acreditación.
_____
Comenzó por un anónimo que relataba la situación de Alejandro Velásquez, Director del Departamento de Asuntos Nacionales e Internacionales de la Universidad Tecnológica Metropolitana. En él, se denunciaba un escándalo que posteriormente The Clinic confirmó: que Velásquez estaba siendo investigado en la Contraloría General de la República por una denuncia de acoso sexual contra una secretaria de la universidad realizada este año.

Según cercanos a la secretaria que presentó la denuncia, Alejandro Velásquez, quien es actualmente asesor del rector Luis Pinto, la acosaba constantemente. Para rematar, se habría masturbado en su oficina mientras veía pornografía en su computador con la puerta abierta, a la vista de una de sus secretarias.

Pero la denuncia de acoso y masturbación es solamente una muestra de lo que se vive al interior de la UTEM: una guerra con todo y entre todos.

“Tengo entendido que hay una investigación en curso”, asegura el rector de la UTEM, Luis Pinto, en el cargo recién desde junio del año pasado. “Pero la verdad es que el tema es casi impropio. Salvo que lo hubiera hecho en público, en el patio de la universidad, cuando hay mucha gente… La verdad es que estas cosas son complicadas y para eso está la investigación. Si hay suficientes antecedentes que ameriten sumario administrativo, eso va, obviamente, y también con todas las personas que tengan conductas impropias en la universidad”, agrega el rector.

No es lo mismo que aseguran algunos consejeros superiores, quienes acusan que Luis Pinto solidariza con Velásquez manteniéndolo en su cargo, apoyado por la masonería a la cual ambos pertenecen.

Los académicos disidentes, además, acusan que Pinto tiene montada una persecución en su contra. Esto, a partir del Decreto 337, emitido el 15 de julio de este año por la contraloría interna de la universidad, en que se determina como medida disciplinaria la destitución de su cargo a cinco académicos de la institución, entre ellos Patricio Olivares, actual consejero superior y ex candidato a rector, y el ex rector Miguel Avendaño. El decreto, además, establece la suspensión de labores por períodos de meses de otro par de profesores.

En estas circunstancias, y denunciando una persecución y deseos de venganza de parte del rector, los consejeros superiores Aedil Suárez y Patricio Olivares acudieron a los parlamentarios Carlos Cantero y María Antonieta Saa, quien los acompañó a entrevistarse con el Contralor General de la República, Ramiro Mendoza.

-Miembros del consejo superior me explicaron que el gobierno del rector Pinto era absolutamente autoritario, que no tomaba en cuenta al consejo superior, y que además estaba contraviniendo algunas de las normas que tienen las universidades estatales en términos de estructura. En consecuencia, esto iba a conducir a la universidad a la crisis institucional y la bancarrota -dice la diputada Saa.

A esto se suma la entrega de antecedentes a la Contraloría por parte de otros parlamentarios, por denuncias relacionadas con irregularidades en pasantías de docentes en el extranjero.

En octubre, Ramiro Mendoza rechazó dar curso a estas suspensiones con observaciones al decreto que implican volver a generar los cargos de parte de la Universidad.

-El decreto 337 involucraba un acto injusto que fue solucionado en primera instancia por la Contraloría General de la República, pero deja abierta las posibilidades de procesos judiciales de alto impacto para la UTEM por irresponsabilidad de sus autoridades como deja en claro el Sr. Contralor -asegura Aedil Suárez.

El rector se defiende:

-Qué venganza puedo tener yo frente a académicos que alguna vez tuvieron el poder dentro de la universidad, pero que se comportaron de manera impropia. Dentro de ellos hay dos vicerrectores y otros que fueron rectores de docencia que permitieron que en San Fernando, donde había una sede, se ofrecieran tres carreras sin resolución interna y eso provocó que no fuera yo quien pidió sumario administrativo. Quien lo pidió fue la rectora subrogante. Ella pidió un sumario administrativo a involucró a todas estas personas que están ahí. A mí me interesa solucionar los problemas internos de la institución pero venganza contra las personas, no.

Los mismos consejeros que denuncian una “caza de brujas” ya presentaron sus preocupaciones por la situación de desorden administrativo que vive la universidad ante el ministerio de Educación y dicen que incluso solicitaron la intervención del Mineduc en la universidad.

Luis Pinto asegura que del Mineduc no ha recibido ningún documento, pese a que está en permanentes conversaciones con la cartera.

-Hay dos consejeros superiores que fueron candidatos a la rectoría y que lamentablemente para ellos, no fueron elegidos, lo que lleva a que entendamos que a lo mejor tengan algunas actitudes contrarias a las políticas de gobierno que nosotros estamos llevando.

-Patricio Olivares fue nuestro candidato a rector y toda esta gente involucrada en el Decreto 337 participó con su firma. Yo también. Entonces, a algunos Pinto los quiso expulsar, a otros los sumarió. Eso fue una venganza política, y la Contraloría al no tomar razón, deja la posibilidad de que sea prevaricación -dice Aedil Suárez, refiriéndose a que la de Pinto constituiría una decisión arbitraria en asunto administrativo.

EL FANTASMA DE LA ACREDITACIÓN

A 17 años de su fundación, la UTEM vuelve a enfrentar el proceso de acreditación. Como antecedente, la institución lleva dos períodos sin conseguirla. La última vez que se rechazó fue en 2007, situación que coincidió con el caos generado cuando los egresados de la carrera de Criminalística, que impartía la universidad, jamás lograron conseguir los puestos de trabajo que prometía la especialidad. Sumado a eso, una serie de irregularidades que involucran la externalización de servicios educacionales en empresas como EDUTEM, que reportaban amplias ganancias para el entonces rector Miguel Avendaño, quien terminó destituido del cargo por petición de la entonces Presidenta Bachelet y los alumnos del plantel.

Según el rector Luis Pinto, carecer de la acreditación ha implicado una caída en las matrículas y pérdida de beneficios para los propios estudiantes, que en su mayoría provienen del primer, segundo y tercer quintil.

Este año, una simulación de proceso de acreditación realizado por pares -entre ellos el ex rector de la U. de Chile Luis Riveros- informó dificultades para obtener la acreditación. Entre los puntos que se señalaban, estaban la fragilidad de la situación financiera, en términos de escasa rentabilidad, altos índices de endeudamiento y limitada liquidez; falta de estrategias para mejorar esta situación económica; carencia de carrera académica en la institución y falta de avances respecto al año 2007 en materia de infraestructura, equipamiento y bibliotecas.

A favor de la universidad en el proceso de acreditación, se señala el compromiso de los estudiantes con la institución, la visión de universidad estatal y su rol social.

-Según esta comisión simuladora, tenemos cinco ventajas y aproximadamente veinte desventajas. Así no acreditamos, por ningún lado -dice Diego Rozas, presidente del Centro de Alumnos de Arquitectura.

El rector Pinto tiene otra postura:

-Hemos corregido gran parte de las cosas que señaló la visita de los pares oficiales. Como nuestra universidad tiene la característica de ser pluralista, hay muchas personas que pueden pensar de manera distinta. La universidad está en condiciones de ser acreditada -dice.

Pero para Diego Rozas, de los académicos disidentes, la culpa es del rector. “El estatuto interno de la universidad otorga hegemonía al rector. Por ende, los problemas administrativos pasan por decisión de una persona y las decisiones se han dado unilateralmente”, dice.

Donde la crisis se vive con más fuerza es en la carrera de Arquitectura, en el plan vespertino que la UTEM tiene. Hace un mes que los profesores part time se encuentran en paro, al que se sumaron los alumnos. Arquitectura es de las carreras importantes de la universidad.

-Es la carrera más grande de la universidad, tiene los mejores promedios PSU, el arancel más caro y casi 700 alumnos. A principio de año, cinco profesores renunciaron porque están cansados de que se les mienta en su cara -denuncia Rozas.

Helmut Harbst es académico de Arquitectura y dice estar en la incertidumbre sobre su futuro. Y su sueldo.

-Los vespertinos teníamos una deuda del primer semestre que no se había pagado. Gracias a esta paralización se comenzaron a pagar algunos, con resoluciones que han salido y otras no. El rector dijo que a más tardar a fines de enero de 2011 nos estarían pagando el primer semestre, se regularizaría la situación. Pero con el segundo semestre vamos a quedar en la misma situación, en el sentido de que no sabremos cuándo nos van a pagar -dice el académico Harbst.

Según Harbst, el 2009 prácticamente hicieron clases ad honorem.

-En abril de este año se hizo un paro y ahí nos pagaron recién todo el año 2009. Esto se ha venido repitiendo- asegura.

El rector Pinto responde que el problema es una herencia de la administración pasada. Cuando asumió, dice, se encontró con deudas de previsión importantes, del orden de tres mil millones de pesos.

-Cuando yo me hago cargo en junio, nos encontramos con pagos pendientes de 2007, 2008 y 2009. A los profesores de arquitectura prácticamente se les está pagando todo el segundo semestre del 2009 e incluso del primer semestre 2010. Ellos han hecho una petición con relación a que nosotros pudiéramos pagar lo del segundo semestre con fecha tope el 30 de enero. Hemos señalado que dadas las gestiones que hemos realizado, es posible que eso se pueda pagar antes -se defiende Pinto.

Desde entonces, agrega el rector, el trabajo ha sido ponerse al día. “Desde agosto en adelante se ha ido cumpliendo con las leyes previsionales y las isapres”, asegura.

Aunque la situación se repite en otras carreras, en Arquitectura resulta más notorio, ya que cuenta con la mayor cantidad de profesores part time, sumando casi 50.

-Estamos viendo otras posibilidades en otras entidades, porque nos damos cuenta que en esta casa de estudios, la rectoría no acoge las preguntas que les hacemos. Estamos a final de año, hay un tema con los estudiantes. Nosotros somos docentes y no queremos perjudicar a los estudiantes, quienes están en paro apoyando nuestra situación -dice Harbst.

ENCAPUCHADOS ALEGÓRICOS

El rector Pinto asegura que cuando asumió el cargo en junio de 2009, se encontró con un estado financiero de menos $14.500 millones, por deudas de la universidad.

-Y con un flujo que, al momento de hacerme cargo, me dicen que estaba financiado, equilibrado, y al final no era así. Me encontré con un balance de 2008 que no lo habían terminado, que arrojó una pérdida de $4.500 millones, y el 2009 logramos a bajar a $900 millones en contra. Este año tenemos la certeza de que va a ser positivo. Además tenemos la posibilidad de endeudarnos a largo plazo para renegociar nuestras deudas.

Pese al desastre, Pinto tiene la fe puesta en la acreditación de la UTEM. “La acreditación tiene que ser un hecho. Va a ser un hecho cuando nos evalúen. Esto debiera estar resuelto en el mes de diciembre”, confía.

Los disidentes también tienen quejas respecto al uso de las platas. Diego Rozas acusa a rectoría de despilfarro:

-Se le entregaron casi cinco millones de pesos a la Federación de estudiantes por concepto de entretención, siendo que a los profesores no se les ha pagado ni las cotizaciones. Entonces uno cuestiona que entreguen este dinero, siendo que hay situaciones de docencia que no se han cancelado y siguen entregando a destajo dinero. ¿Cuál es la priorización de los recursos que hay en la universidad?

La queja de Rozas se refiere a la entrega de fondos a la Federación de estudiantes para la elaboración de un carro alegórico con que se celebró la Fiesta de la Primavera, con motivo del Bicentenario.

-Yo trato de no meterme con los estudiantes en su federación y organización. Ellos son prácticamente autónomos, gozan de un presupuesto. Y en ese presupuesto ellos solicitan para poder cumplir este proyecto, por el cual giraron contra los fondos que tiene determinados la federación -se defiende el rector Pinto.

Pero el famoso carro alegórico resultó, a parecer de los estudiantes de Arquitectura, todo un fiasco. O la mejor alegoría de cómo están los ánimos en la UTEM: la federación usó la plata en montar sobre una camioneta un grupo de músicos encapuchados.

-¿Cómo vas a promover el ingreso a la universidad con cuatro personas encapuchadas arriba de una camioneta? Ese es un problema que se da porque hay grupos políticos tanto de alumnos como docentes, que hacen uniones y no le dan explicaciones a nadie -acusa Rozas.
_____
El peor cagazo de la UTEM: Criminalística

El caso más emblemático dentro de los desastres de la UTEM se destapó el 2007, cuando alumnos de la carrera de Criminalística tomaron contacto con el abogado Juan Pablo Crisóstomo para denunciar que les habían vendido una carrera sin posibilidades laborales reales.

Comenzaron presentando cuarenta querellas criminales en el Juzgado de Policía Local de Santiago y terminaron siendo dos mil los alumnos y ex alumnos que se unieron para, apoyados por el Sernac, presentar una demanda colectiva por publicidad engañosa contra CELTA S.A., sociedad donde se “tercerizó” la carrera desde la UTEM y con la que la universidad firmó un convenio, en que CELTA se llevaba el 70% de los ingresos por explotación de la carrera.

“Una universidad no puede delegar su principal objetivo, que es la educación”, dice el abogado de la causa, Juan Pablo Crisóstomo.

“Todos estos patriarcas inventan esta carrera que en realidad no tiene ningún campo laboral, al menos en la legislación chilena. Evidentemente, la ignorancia de la autoridad universitaria, más la astucia de los que inventaron este cuento, se confabuló para que cerca de cinco mil personas, gente en su mayoría de escasos recursos, ingresaran a esta carrera que era atractiva porque se les vendía una pomada de formación casi policiaca, cuando legalmente no pueden ingresar al sitio del suceso”, acusa Crisóstomo.

El caso, que partió en el nuevo sistema, hoy se encuentra en la justicia antigua, en el 34º Juzgado del Crimen. Crisóstomo dice que la defensa ha intentado dilatar el proceso, pero “nosotros estamos tranquilos porque las pruebas aportadas son más que concluyentes. Aquí hubo publicidad engañosa. Lo que sucedió en la UTEM no tiene ningún tipo de parámetros, es una vergüenza absoluta a nivel educacional, donde se mezcla afán de lucro, sinvergüenzura, utilización de imagen pública”.

El proceso, que significó la exoneración del entonces rector Miguel Avendaño, tiene cinco tomos, más de cuatro mil fojas, e involucra a dos mil estudiantes, en este caso, consumidores. Crisóstomo dice que esperan un fallo a su favor para diciembre. “Esta investigación tiene precautoriadas todas las propiedades de la UTEM hasta que termine el juicio. Si llegamos a ganar, la UTEM desaparece. Así de simple”, sostiene.

The Clinic Newsletter
Comentarios