Bichi Borghi: “En mi casa no tengo parrilla”

El flamante nuevo técnico de la selección nacional y ex compipa guachaca, Claudio Borghi, dice que las mejores cazuelas son las de la señora Alicia, la mamá de Iván Zamorano. Cuenta que disfruta leyendo La Cuarta y desmiente que sea un “guatón parrillero”, porque en su casa no tiene ni parrilla. El Bichi se pasea por el fútbol y la política y pese a que no es de derecha, defiende a Piñera por sus continuos chascarros.

Por Ricardo Ahumada / Fotos: Alejandro Olivares

Desde el lugar donde vivió los últimos cuatro años Marcelo Bielsa, el ex campeón del mundo en 1986, Claudio Daniel Borghi Bidos, adelanta que ya se comunicó con tres jugadores -que posiblemente serán convocados para el próximo partido de Chile con Portugal- para preguntarles por sus recientes lesiones: Valdivia y Suazo, pero el tercero no lo suelta (Imaginamos que es el actual delantero de Palermo, Mauricio Pinilla).

En entrevista con The Clinic Online habla de Piñera, del cruce del fútbol con la política y confiesa que sigue siendo hincha de Racing, como lo contagió su padre cuando era un niño. “Creo que la gente no vota al Presidente porque es del club de uno. Kirchner era hincha de Racing y yo no voy a votar a Kirchner porque es hincha de Racing. Eso es tonto, el votar a alguien porque es del mismo club que yo”, comenta.

PINTO DURÁN

-¿Cómo es llegar a la selección después de la era Bielsa?

Es muy bueno. Chile hizo un muy buen papel en eliminatorias, en el mundial. Pasa que es difícil decir si es exitoso o no porque uno no sabe cuáles son las metas. Para Chile es muy bueno. Principalmente las eliminatorias, donde se pasó sin ningún tipo de problemas, se llegó en un muy buen puesto. Y en el mundial también se hizo un buen papel. Eso también da la posibilidad de que uno tenga metas ya como a qué llegar.

Hay una generación interesante de jugadores jóvenes. Hay otros que no tanto. El hecho de que la mayoría esté jugando también le permite a ellos tener un crecimiento importante.

-¿Cómo encontró Pinto Durán?

Buee… Pinto Durán está muy lindo, mejorado. Han hecho cosas muy interesantes. Hay algunas precauciones con la cancha que están muy lindas, pero no se usan. No las usa nadie. A eso le vamos a encontrar una vuelta. Pero el lugar está mejorado. En esencia es el mismo, pero de verdad que está lindo.

-¿Ya le avisó a algunos jugadores que van a ser nominados?

Se habló con tres jugadores, dos de los cuales estaban lesionados y se les avisó que tienen mucha posibilidad de ser citados y que bueno, nos vamos a poner en contacto con los equipos médicos de los clubes para saber cuándo tienen el alta y en qué condiciones están. Eso es lo único que se ha hecho con los que están en el extranjero. A nivel nacional, no se ha hablado con nadie. Mira, te voy a decir los nombres porque vos sabés que estaban lesionados. Se habló con (Jorge) Valdivia, que ayer (domingo) jugó 90 minutos y bien, y se habló con (Humberto) Suazo para ver cómo estaba su hombro. Con ellos nomás hemos hablado, pero no por temas futbolístico sino que para saber cómo estaban.

A PORTUGAL LOS PASAJES

-¿Cuándo comienzan a hacer fútbol?

Va a ser en Portugal, porque la mayoría va a llegar directo allá. Esta semana vamos a hablar con los clubes para ver qué posibilidades habría. Porque sabés que hay un reglamento que no es que llamo y vienen, dentro del cual no perjudicamos a nadie y ojalá puedan estar la semana que viene entrenando un día.

-Ese fue uno de los problemas que tuvo Bielsa, cuando decía que no le entregaban a los jugadores…

Yo no me voy a pelear. Hay un reglamento que dice perfectamente -me pasó a mi como entrenador en distintos clubes -que tengo que pasarlo en determinado tiempo. Por eso te estoy aclarando que es una conversada con los clubes para ver qué disposición tienen, porque hay algunos jugadores de nivel nacional que queremos conocer en forma diaria. Vamos a hacer las gestiones. Si no, están en todo su derecho de que no suceda. O si no, lo hacemos con los clubes que estén de acuerdo. Si hay cuatro equipos que me dicen que sí, bueno, lo haremos con ellos.

-¿Con los demás no entraría en conflicto?

No. Hay un reglamento.

-¿Cuáles son los nuevos desafíos o metas?

Las metas son de esa base que está hace cuatro o cinco años en el fútbol chileno: mantener el mismo nivel y tiene que haber recambio de algunos jugadores por una cuestión calendaria. También está la posibilidad que algunos jugadores nuevos superen a los que venían jugando regularmente, por algo natural. Esas son las metas inmediatas, tratar de mejorar y en esa nueva generación que surja y que tiene que insertarse en este equipo sin inconvenientes.

PIÑERA S.A.

-Hace algunos años los políticos empezaron a entrar a los clubes a través de las S.A. ¿Qué le parece esa combinación?

Políticos, políticos… Piñera. Antes de ser Presidente fue dueño, o en gran parte dueño de Colo-Colo, pero ¿qué otro? Hay que ver cómo lo hacen porque una forma política es una forma este… empresarial. De hecho, ¿Piñera vendió sus acciones cuando asumió… o no?

-Lo hizo después de asumir.

Mmm… yo no lo veo mal, siempre y cuando sea un aporte para el club, en este caso, que está representando. Piñera compró cuando yo era técnico de Colo-Colo. En un inicio había un directorio que no eran los dueños y después sí se acercó junto a Gabriel Ruiz-Tagle. Pero no hubo problemas y tampoco asistía tanto al club como para ligarlo a algo deportivo-político.

-¿Tuvo alguna relación con él?

Sí, vino un par de veces a Colo-Colo. Estuvo una semana me acuerdo, después a unos partidos… fue a Arica, a Copa Libertadores. Era el dueño, él tenía derecho a estar en algunos lugares. No es que se metiera al vestuario, pero sí podía estar en algunos lugares porque era un director más.

-¿Y qué impresión le dio?

Un tipo bien observador de las situaciones. Aprendía algunas cosas relacionadas al deporte de forma rápida. Preguntaba mucho, por el vestuario, por la cancha, cómo eran los viajes, de qué forma viajábamos. Me acuerdo que una vez vino y preguntó por la forma alimentaria y de qué situación social venía cada uno de los jugadores jóvenes, si estudiaban o no. Lo que cualquier persona puede preguntar a un club e informarse lo más rápido posible de lo que compró.

-¿Se equivocó en algún nombre al preguntar?

Yo nunca le hice un examen. Acá hay un error porque él no tiene obligación de saber de fútbol. Me imagino que por tener una empresa no tiene que saber a cuánto se vende el jabón en la calle. Para eso está el gerente.

-¿Y qué piensa de sus errores al hablar en público, como cuando dijo marepoto o tusunami?

Yo pienso que es porque debe tener tantas cosas en la cabeza de las que preocuparse. A mi me pasa a veces que no sé qué día es. Y pasa. Lo que sí hay que reconocerle que quizás se equivoca en algunas cosas, pero jamás lo vi leer algún discurso. A mi no me gusta la gente que lee sus discursos. Yo jamás lo vi leer uno. Y ayer, por ejemplo, cuando tuvo esa dificultad con la gente que fue a protestar por la tardanza en la reconstrucción, él dijo: Después yo voy a hablar con ellos. Que yo sepa no les faltó el respeto y quedó luego de hablar con ellos, más allá de las equivocaciones que pueda tener cuando hable.

-¿Pero no le provoca nada?

Quizás lo único que tengo que decir es que cuando pasa una cosa en Chile, a veces cuando las promete tanto después la embarra. En un año vamos a hacer tantas cosas y resulta que pasa el año y no se pueden cumplir con las expectativas de la gente. Pero viendo la catástrofe que ha sucedido a cualquier gobierno le va a llevar más de un año. Y sin ser yo con ideologías parecidas políticamente a él,  tengo que reconocer que va a costar más de lo que todo el mundo cree. Sea éste de derecha, izquierda u otra corriente política.

-¿Cómo le parece que lo ha hecho hasta ahora?

Lo que yo leo, y esto te lo digo como cualquier ciudadano, es que él no logra tener un apoyo popular como el que tuvo Bachelet últimamente. Pero creo que en algunos índices debe andar bien, ¿o no? No soy político como para fijarme todos los días en las cosas que están bien o están mal. Lo bueno es que el país está bien y tuvo esta complicación tremenda de la reconstrucción en varias partes del país, que en eso ha sacado fuerzas, creo yo, o en otros problemas donde quizás con otro escenario hubiese crecido más. Eso yo no lo sé.

-¿Usted cree que cuando fue accionista del club más grande de Chile lo podía favorecer en términos de popularidad? ¿Que lo haya hecho con ese fin?

No lo creo porque ahí yo participé y no lo veía todos los días en la cancha ahí metido y diciendo que era colocolino. Creo que la gente no vota al Presidente porque es del club de uno. Kirchner era hincha de Racing y yo no voy a votar a Kirchner porque es hincha de Racing. Eso es tonto, el votar a alguien porque es del mismo club que yo.

-Pero igual se ponía la camiseta y armaba su show…

Él era el dueño. O sea, es… si vos lo veías en la Garra Blanca saltando, vieses a Estevez en la barra de la Católica, vos decis ‘estos están tratando de sacarle algún provecho’. Pero son dueños. Siempre y cuando no se metan en las decisiones del plantel, pueden ponerse camisetas y hacer lo que quieran. Aparte la gente tiene el derecho de pronto cambiar de ideas futbolística – deportiva. Yo soy hincha desde que nací. Me hizo mi viejo desde pequeño y no tenía muchas opciones. Y me parece que por un interés de trabajo yo no puedo cambiarme. Yo sigo siendo hincha de Racing, pero esa gente no lo entiende. Ahora también puede pasar que creciendo me guste más un club porque tengo otros sentimientos.

-¿Le pasa eso con Colo-Colo?

Sí. Eso no tiene nada de malo. Esas son cosas que te pasan en la vida normalmente. ¿Por qué yo voy a negar mi pasado? ¿Por qué esconder mis sentimientos? Lo que sí en mi caso hoy, siendo entrenador de la selección nacional, tengo que ver a todos con los mismos ojos. Si no lo haría sería poco honesto.

EL MITO DE LA PARRILLA

-¿Nos puede dar su receta para hacer un asado?

Mira, esto nace cuando La Cuarta me pone ‘guatón parrillero’, pero la verdad es que yo no como tanta carne.

-Pero usted dijo que comía carne bastante seguido.

Es que en Argentina era así. En Chile no conozco ninguna casa chilena en la que no coma arroz, por ejemplo. En Argentina vos no comés todos los días arroz, pero en Chile sí, en su gran mayoría. Acá es completamente diferente porque es más rico el pescado que la carne, entonces me deberían poner el guatón del pescado porque no como tanta carne. Y bueno, en mi casa no tengo parrilla.

-¿Y qué le parece que en Chile antes de una parrilla, comamos papas fritas, choripanes…?

Si, pero el asado en Argentina es completamente diferente a acá. ¿Comiste ceviche alguna vez en Argentina? No lo hagas nunca, el pescado es malo. ¿En Chile? Muy seguido. Entonces es como que yo vaya a Argentina a querer comerme un ceviche, sería muy huevón. Si vengo acá no voy a comer carne, voy a comer pescado. Pero las costumbres de los asados son muy diferentes. Yo vi acá gente que le ponía cerveza o que lo hacían con el carbón casi sin prender. Y todos los hueones opinan de cómo hay que hacerlo y son sus costumbres. Yo no puedo darte una receta, pero si decirte que el asado en Argentina es el de tira, que no es el de acá. Acá se le pone a la cazuela. La mamá de Iván, que hace una gran cazuela, las hace con tira.

-¿Las ha probado?

Son muy buenas, espectaculares. En cambio allá la hacen para el asado. Yo me la comería más a la parrilla, pero para la cazuela en Argentina se usa el Osobuco, incluso es más barato. Pero yo no sé si será más barato una cazuela que un asado. Si a la cazuela hay que ponerle todo lo que hay que ponerle para que sea buena, es cara.

-¿Qué le parece que le digan que tenían el carbón preparado cuando firmó por en la selección?

Nooo, eso no es así. Yo lo que rescato de La Cuarta es que aprendí a leerla dos o tres años después que llegué a Chile, porque no entendía. Es más, hoy todavía tengo que preguntar algunas cosas. Es muy popular, es otro idioma hueón. Yo hablo con hartos modismos, quizás más modismos que algunos chilenos y pregunto a veces qué significan esas cosas y a veces la gente chilena no lo sabe. Mira, te voy a contar una anécdota.

Una vez fui a comprar cigarrillos, estaba haciendo la fila y viene un cabro que quería comprar antes que yo. Yo le digo ‘haz la fila hueón’. Él me dijo ‘fiiilo, filo hueón’ y yo le digo ‘mirá que te pego una patá en la raja hueón’. Yo pensé que me estaba mandando a la chucha, hasta que llego a mi casa y le pregunto a mi hija qué significa. Me dice que es como ‘no importa, no estoy ni ahí con voh’, pero son modismos que de repente uno no cacha mucho.

Claudio Borghi no deja nunca la picardía de lado. Termina de hablar, se despide y vuelve a las instalaciones de Pinto Durán con un ejemplar del especial The Clinic en la mano. Luego se da media vuelta y exhibiendo el humor que lo ha caracterizado en sus casi 20 años en Chile, pregunta: “¿Podré dejar esto adentro? Porque acá hay puros hueones de derecha…”.

Video: Ronnie Fuentes

Comentarios