“Cegatón, friolento y alfeñique. Esa era la impresión que podía dar Jaime Guzmán a un observador de primer contacto”

Gonzalo Rojas en su columna de El Mercurio.