Según cuenta el diario mexicano Milenio, el presidente Sebastián Piñera tuvo más de un problema en su reciente gira por ese país. En su sección “Trascendió” el diario azteca cuenta con detalles algunos problemillas que vivió el mandatario. Como, por ejemplo,  el corte de luz que sufrió mientras hablaba y agradecía de parte de su par mexicano la condecoración “Águila Azteca”.

Sin embargo, el dato más duro y no tan sabroso del viaje fue el problema gástrico que vivió.  Milenio lo cuenta así: “Que no fue ésa (el corte de luz) ni la primera ni la principal contrariedad que enfrentó el mandatario chileno, ya que la comida que le ofreció el gobierno mexicano le hizo daño. El menú: guacamole con tiras de jamón tipo serrano, crema de flor de calabaza, lomo en adobo con chile pasilla y brocheta de verduras; de postre, pequeñas porciones de helado de zapote, galleta y arroz con leche. Las consecuencias se verían más tarde…

Que ahí no paró todo, ya que Piñera llegó con media hora de retraso al edificio del antiguo Ayuntamiento, donde lo esperaba el jefe de Gobierno del Distrito Federal, Marcelo Ebrard, para condecorarlo como Huésped Distinguido… Ahí, debido a una emergencia, el presidente de Chile rompió el protocolo ya que, al descender del elevador que los condujo al primer piso, donde se realizaría la ceremonia, Piñera corrió al baño de los trabajadores del GDF, que en algunas ocasiones no tiene papel ni agua. Ebrard le dijo que en el Salón de Cabildos estaba el sanitario, pero el Ejecutivo chileno rechazó la propuesta del mandatario capitalino.

Ni modo, cuando la naturaleza llama…”