A comienzos de septiembre, los funcionarios del servicio regional metropolitano del Fondo de Solidaridad e Inversión Social, FOSIS, recibieron la noticia de que el director del departamento tendría un nuevo asesor. Aunque este nombramiento a dedo vulneraba el acuerdo que la Asociación de Funcionarios Fosis (Anffos) tenía con la dirección de la entidad bajo el cual solo el director nacional podría tener asesores de su confianza, la sorpresa de la designación era que el nuevo funcionario sería John del Tránsito Campos Benavides, con un extenso prontuario por abuso de menores en el sur del país y ligado a la dictadura militar.

Según fuentes de la Asociación Nacional de Empleados Fiscales, Campos Benavides, fue seminarista del Seminario Pontificio “San José” de Rauco, de donde fue expulsado tras una acusación de conducta inmoral a comienzos de la década de 1990. Posteriormente, y gracias a sus contactos con políticos de la zona, llegó a ser director del “Hogar de Vida Familiar Padre Hurtado” del Hogar de Cristo de Parral de donde fue destituído por una serie de denuncias de abuso de menores que el diario El Centro de Talca informó en un artículo de prensa el 11 de junio de 1997 en el que se habla incluso de torturas con electricidad.

Estas denuncias terminaron en un proceso judicial que llegó hasta la Corte Suprema de Justicia, en el que fue defendido durante 9 años por César Valero Nader, ex abogado de Paul Schaeffer y Diginidad, también militante UDI y hoy Juez de Policía Local de la Comuna de Retiro, y donde finalmente no se pudo demostrar más que lesiones menos graves a un menor de edad que le costaron a Campos una condena a 100 días de prisión en su grado mínimo.

Según versiones de prensa, a comienzos del 2002 Campos trató de inscribir su militancia en el PRSD y recibió una negativa del Servicio Electoral pues registraba militancia UDI y su inscripción electoral estaba cancelada por tener una condena a pena aflictiva.

Campos participó activamente en varias campañas del senador UDI Hernán Larraín e incluso en el 2003 su nombre fue un tema de enfrentamiento entre el entonces presidente del PS, Gonzalo Martner y Larraín, en medio de un debate sobre el manejo del SENAME. En esa ocasión, Martner acusó al senador de haber “protegido y recomendado” a una persona, que, según los antecedentes que maneja, había sido condenada por el delito de abusos de menores en 1998.

Según Martner, Larraín “protegió y recomendó” en el año 1999 a John del Tránsito Campos Benavides, condenado por abusos a menores en el Hogar de Cristo de Linares en 1998, que habría estado relacionado con la Colonia Dignidad y que era militante de la UDI.

El no de los funcionarios

Tras el revuelo que causó el nombramiento de Campos como asesor del director regional Metropolitano del Fosis, Aliro Caimapo, entre los funcionarios de la institución, la directiva de los funcionarios sostuvo una reunión el jueves 22 de septiembre con la jefa de gabinete de Caimapo, Helena Maraboli para plantearle su descontento.

“Nos reunimos el jueves con Helena marabolí y le comentamos los reparos de los funcionarios, tanto por la forma en que fue designado como por el perfil del asesor y durante el día se tomó la decisión de despedirlo”, explica Claudio Obreque, presidente de la Anffos.

Según él, la llegada de Campos a la institución dependiente del Mideplan irritó a los funcionarios por tratarse de una repartición encargada de la lucha contra la pobreza y de protección a los más desvalidos que en su mayoría son menores de edad.

Las denuncias en su contra “son antecedentes de uso público que nosotros consultamos en los tribunales y en base a eso pedimos la reunión para pedir la salida del asesor”, señala Obreque.

Según el dirigente, este caso no sólo pone sobre la mesa la calidad de los asesores de las autoridades del sector público. “No sé si su perfil se apegaba con el cargo que él iba a ostentar. Esto habla de las irregularidades de contratar gente en un proceso sin filtros y a elección directa”, se queja Obreque.

En tanto, desde la Dirección Regional Metropolitana del FOSIS, publicaron un comunicado en alusión al tema, en el que señalan que Campos Benavides fue preseleccionado para ocupar el cargo de asesor de la Dirección partir del 5 de septiembre de 2011, “pero al ser solicitados los antecedentes formales para su contratación se constató que no cumplía con los requisitos especificados para el cargo. Por tal motivo no se incorporó formalmente a la institución”.