El ministro de Hacienda, Felipe Larraín, indicó que si bien están abiertos a todas las propuestas hechas “con seriedad y buena disposición” en materia tributaria, no hay condiciones para una reforma en este momento.

Con estas declaraciones salió al paso de los anuncios salidos desde las tiendas concertacionistas durante el fin de semana, donde se señalaba que de no recogerse las demandas estudiantiles ni una reforma tributaria, no tramitarán favorablemente el Presupuesto de la nación 2012.

“Hemos estado dispuestos a discutir los temas tributarios. Los temas tributarios no son intangibles, no es algo que no pueda tocar, pero esto hay que hacerlo con responsabilidad y con una visión de mediano y largo plazo y no en la coyuntura de la discusión presupuestaria”, señaló Larraín.

El jefe de las Finanzas Públicas dijo que se trata de “la ley más importante que tiene el país y que se somete a la discusión en el Congreso, de tal manera que esta discusión no puede estar condicionada o supeditada a otros temas”.