El mandatario se mandó flor de talla un día después de que la propia Schmidt se querellara en contra de Sebastián Ignacio Álvarez Bernales o @ssiaabb, como se identifica en su cuenta de twitter, quien se reía de mujeres gordas que él mismo fotografiaba y subía a su cuenta.

La secretaria ejecutiva del organismo Natalia Flores, por su parte, dijo que esto no es una nueva Piñericosa sino que se ““deja entrever una mirada, una ideología profundamente sexista y machista, no sólo de él sino que de todo su gobierno”.

Flores se une a los masivos cuestionamientos que ha recibido el mandatario por el incidente. “Lo mínimo que uno puede esperar de la más alta magistratura del país es que utilice bien el lenguaje, que no caiga en una incontinencia verbal… se trata de una agresión directa contra la mitad del padrón electoral del país” sentenció.