Esta tarde el pleno de la Corte Suprema resolvió elegir a Ruben Ballesteros como el sucesor de Milton Juica en el máximo organismo judicial del país, para desempeñarse en la cabeza de la magistratura por los próximos dos años.

El nombramiento ha tenido varios cuestionamientos por parte de grupos en favor de los derechos humanos debido a varias polémicas que ha tenido Ballesteros, principalmente ressecto a la aplicación de la aminstía y la prescripción de delitos cometidos en dictadura.

Ballesteros asumirá formalmente el viernes 6 de enero de 2012. Luego de la votación el abogado dijo que es “Un anhelo cumplido y espero que toda la gente usuaria del Poder Judicial, todas las personas que tienen inquietudes por algún tipo de organizaciones tengan la plena seguridad de que la presidencia no será para mí nunca un instrumento de denegación ni nada por el estilo en materia de derechos de todos los ciudadanos del país, incluidas organizaciones de mucho mérito nacional e internacional en materia de derechos humanos”, declaró.

Ballesteros es un juez con trayectoria dilatada de más de 35 años. Como supremo ejerce desde 2005 luego de ser nombrado durante el gobierno de Ricardo Lagos. En su contra están los reclamos de las agrupaciones de derechos humanos que han manifestado su rechazo a que él ocupe la testera, atendidas sus resoluciones en materia de delitos de lesa humanidad, en la que es conocida su posición a aplicar la prescripción de la acción penal y por haber sido contrario a desaforar a Augusto Pinochet.

Es reconocido por ser un magistrado amable, de buen trato y amante del fútbol (hincha de Colo Colo). Su elección sería vista con buenos ojos desde el Ejecutivo, luego de la serie de malos entendidos generados por declaraciones en torno a la forma de elección de magistrados.