Un elefante que se despertó de malas llegó a Prithvinagar, una villa al sureste de Nepal, y entró buscando granos para comer. La escena, aunque increíble, no es tan poco común en Katmandú. Lo malo es que aplastó y mató a tres aldeanos y dejó heridos a otros dos.

El oficial de la policía Satya Narayan Rajbangsi dijo que el animal ingresó a la villa de Prithvinagar el miércoles por la noche y aplastó a varios habitantes antes de ser ahuyentado.

La villa se localiza a unos 400 kilómetros al sureste de Katmandú, cerca de la frontera con India.