Casi 1.850 mujeres fueron víctimas de un ginecólogo alemán que tomó decenas de miles de fotos íntimas de ellas. El hecho ocurrió en la ciudad de Frankenthal, en el centro-este de Alemania.

Un 85 por ciento de las afectadas ya presentó una demanda contra el médico, según dijo el fiscal general Lothar Liebig.

Numerosas mujeres reclaman al médico una compensación económica, apuntó además el abogado Steffen Lindberg.

El caso se destapó en septiembre de 2011 después de que la ayudante del ginecólogo sospechara e informara a la policía, que encontró 35 mil fotografías en las que se veía a las pacientes desnudas.

Aparte de las fotos, se encontraron también algunos videos.