Crédito: Pijamasurf

En un ejercicio que emula una tierna decadencia, como si se tratase de un probable pacto de armonías entre los grandes villanos hollywoodenses y las miles de personas a las que alguna vez asediaron, el fotógrafo Federico Chiesa nos muestra lo que le deparó a estas temidas criaturas décadas después de sus momentos estelares. Y gracias a esta secuencia podemos comprobar que Darth Vader utiliza actualmente una frazada para mantener calientes sus piernas, tal vez acosado por dolores reumáticos, mientras pasa sus días frente a un viejo televisor, o que el siniestro Freddy Krueger, lejos de aquellos días en que podía oscilar entre el mundo despierto y los sueños desquiciando de terror a sus víctimas,  ahora apenas puede llevar su depresión pre mortem auxiliado por unos Lucky Strike y una perenne copa de Chianti.