Plebiscito por la salud, ahora o nunca

Plebiscito por la salud, ahora o nunca

La salud en Chile fue moldeada por las reformas impulsadas durante la dictadura, las que buscaron debilitar al sector público e injertarle las lógicas del mundo privado, además de favorecer el nacimiento de un fuerte mercado en su entorno. Estos cambios dictatoriales y por tanto ilegítimos, han consagrado un sistema de salud segregado por ingresos y condición de salud del paciente, situación que como sociedad debemos reparar. La Mesa Social por la Salud es una instancia que agrupa a la mayor parte del mundo social ligado a esta área, desde las organizaciones de los trabajadores a los estudiantes de las carreras de la salud, así como a los usuarios del sistema. Esta amplia convergencia se ha propuesto realizar un plebiscito nacional de salud, con el fin de lograr discutir y poner en la agenda los graves problemas que nuestro sistema tiene. El objetivo central es lograr generar las bases de una gran voluntad colectiva, una conciencia activa que nos permita avanzar en un cambio estructural en la forma en la que funciona la salud en Chile. Los ejes del plebiscito son cuatro: La salud como un derecho: La Constitución sólo garantiza la libertad de los individuos de elegir un sistema de salud privado o público, como si fuera posible para todos poder realizar esa elección. No basta con garantizar constitucionalmente el “acceso”, es fundamental garantizar por parte del Estado la oportunidad, calidad, y protección financiera en la atención de salud para todos. Se debe avanzar en eliminar el lucro en la salud. Fortalecer la salud pública: Desde los años 80 que se produce un debilitamiento de la salud pública, evidenciándose en una falta de infraestructura y en una lenta renovación de los establecimientos más antiguos, así como en la falta de personal al interior del sistema público. La ideología neoliberal introdujo respuestas de corto plazo para tratar estos problemas, transfiriendo a los pacientes al sector privado o contratando médicos extranjeros, una de las últimas ideas “creativas” del actual gobierno. La formación de los profesionales de la salud deben dejar de estar libradas a las fuerzas del mercado en la educación superior, ya que si estamos hablando de un derecho, se requiere por parte del Estado una planificación en la formación, teniendo un claro eje en las universidades públicas. Financiamiento: La mayor parte de los recursos que Chile gasta en salud, provienen del gasto de bolsillo de las familias, así como la mayoría de las cotizaciones de salud terminan en manos de las Isapres impidiendo introducir criterios de equidad en el sistema. El 57% de lo que Chile gasta en salud se utiliza para financiar la salud de 2,8 millones de personas (gasto privado), mientras con el 43% restante se financia la salud de 13 millones de chilenos (gasto público). Esto consagra una desigualdad insostenible y genera una salud para ricos y otra para pobres. Se debe dejar de entender la salud como un bien de consumo De acuerdo a la OCDE, Chile gasta 4% de su PIB en gasto público en salud. Si omitimos lo que se destina a FF.AA y su sistema particular de salud, quedan 3,41% PIB, siendo que lo recomendado por la OMS es que países como Chile tengan un gasto público del 6% PIB, siendo el estándar de la OCDE de un 6,8%. Esto implica que debemos duplicar el gasto, tarea que requiere de una reforma tributaria que no sea de “macetero” como la actual propuesta del gobierno, sino más bien una reforma progresiva, donde aquellos que tengan más aporten realmente más. Democratización y participación: Es fundamental generar un proceso que apunte hacia la democratización del sistema de salud, fortaleciendo la participación de los usuarios y trabajadores en la toma de decisiones que se realizan en torno a este tema y no como meros espectadores, que de vez en cuando son consultados. Requerimos avanzar en una triestamentalidad en los gobiernos corporativos de la salud, que permitan tener usuarios y trabajadores empoderados respecto a cómo se ejecutan los servicios de salud. Los problemas de la salud son producto de un abandono sistemático por parte del Estado a esta área desde los años 80, tanto del sistema público, como en permitir el fortalecimiento de un sector privado interesado en sus jugosas utilidades y no en el bienestar de la población. El plebiscito de salud se desarrollará desde el 23 de abril hasta el 6 de mayo, y tendrá una fase de voto en la web, a través de votociudadano.cl y una fase presencial con la constitución de mesas de votación a lo largo de todo el país, desde el 30 de abril hasta el 6 de mayo. Hacemos un llamado a la comunidad a que participe y se informe. Matías Goyenechea vocero de Salud un Derecho. Twiter: @mgoyenechea
Comentarios
Sabía ud que... ME GUSTAN LAS ESCULTURAS GRIEGAS, AUNQUE A VECES NO TENGAN NI PIES NI CABEZA. -------------------------------- Sabía ud que... JOAQUÍN LAVÍN JR PASÓ DE SER UN ENTUSIASTA A UN ENTUSIESTA. -------------------------------- Sabía ud que... A VECES CANTO ODAS, OTRAS VECES SOLO ALGUNOS MINUTOS. -------------------------------- Sabía ud que... LOS MÁS SUPERSTICIOSOS SON LOS CARPINTEROS PORQUE ESTÁN TODO EL DÍA TOCANDO MADERA. -------------------------------- Sabía ud que... HAY PERSONAS TAN MALÉFICAS QUE SON EL SEXO DEVIL. --------------------------------