“La situación, realmente, se está transformando en una catástrofe sanitaria, porque estamos hablando de que estos restos, el proceso de putrefacción de animales significa la llegada de perros salvajes, roedores, moscas, pulgas, contaminación de las aguas subterráneas, y por lo tanto riesgo para toda la población de la provincia del Huasco”