En la Corte de Apelaciones de Santiago se tramita un recurso de protección presentado en contra de Angélica Altamira, jefa de gabinete del ministro de Salud Jaime Mañalich.

Quien lo ingresó al tribunal de alzada capitalino fue Alejandra Bonacic, la coordinadora administrativa del Departamento de Asesoría Ministerial del Gabinete del secretario de Estado, alegando acoso laboral de parte de Altamira, “malos tratos, insultos… actos que buscaron menoscabar y denigrar su dignidad personal”, entre otros detalles, según da cuenta el documento al que accedió The Clinic Online.

En el recurso, patrocinado por el abogado Juan Carlos Muñoz, se señala que el acoso, según la afectada, no solo fue ejecutado por la jefa de gabinete de Mañalich, sino además por su superiora, Sara Martínez y una funcionaria de la Oficina de Información, Reclamos y Sugerencias (OIRS).

“… Las agresiones se expresaban fundamentalmente a través de insultos de palabra y trato humillante y descalificatorio frente a otros miembros del ministerio, así como mediante el ocultamiento de información necesaria para el desarrollo de su trabajo o la privación de instrumentos propios de su cargo, como el uso del teléfono celular fiscal, entre otras cosas”, relató Muñoz.

Como la situación no daba para más, el 5 de marzo solicitó un cambio de servicio, pero Altamira le indico que “se olvidara del cargo” si no obedecía las órdenes que se le impartían.

“Mi representada se vio obligada a declinar su decisión de cambiarse de servicio y nuevamente someterse ante los caprichos de quienes llevaban más de tres meses humillándola y denigrándola frente al resto de sus compañeros de trabajo”.

En la presentación, Bonacic asegura que el pasado 4 de mayo se dirigió a la oficina de Altamira, donde le indicó que ya no estaba dispuesta a seguir soportando el acoso laboral, informándole que iría con los hechos al ministro Mañalich.

Altamira, sostiene Bonacic, le gritó señalándole que estaba despedida, porque había perdido su confianza. “Esto sin haber cumplido previamente con ninguno de los trámites establecidos en el estatuto administrativo para este efecto”, argumentó el profesional.

Sumario en curso

Pues bien, Bonacic informó el mismo día a Mañalich vía correo electrónico y el 7 de mayo concurrió a Recursos Humanos del Minsal, donde formalizó la denuncia contra Altamira por los malos tratos. La unidad, señala el recurso, evaluó los antecedentes entregados por Bonacic e inició un sumario administrativo, que incluyen a las funcionarias Soto y Martínez. Esta indagatoria se encuentra el plena tramitación.

El mismo 7 de mayo, se dictó la resolución que puso término al trabajo de Bonacic y fue enviada a la Contraloría para la toma de razón. El abogado Muñoz asevera que su clienta no ha sido notificada formalmente de la decisión, por lo que siguió trabajando hasta el 22 de mayo, fecha en que se le prohibió el ingreso al ministerio, aún cuando estaba pendiente el resultado el sumario aludido.

En derecho

La Corte de Santiago acogió a tramitación -el pasado 2 de mayo- el recurso de Bonacic por la unanimidad de los ministros de la Primera Sala, Lamberto Cisternas, Javier Moya y el abogado integrante Ángel Cruchaga.

Los magistrados le ordenaron a Mañalich, en su calidad de jefe superior del servicio, que evacúe un informe, al tenor de la denuncia que busca cautelar las garantías constitucionales del debido proceso y la igualdad ante la ley. La cartera tiene cinco días para responder.

Hay que recordar que tanto en 2010 y 2011, el tribunal de alzada ha reincorporado a una serie de funcionarios que fueron despedidos sin motivo.

Este diario intentó obtener una versión de parte de la cartera, pero hasta el cierre de esta edición no hubo respuesta.