Este fue su aborto

Por Harry Cheadle para Vice.com

Hasta la semana pasada, si me hubieras preguntado dónde encontrar fotos para ver cómo es un aborto, no habría sabido qué contestar. Pero entonces una mujer, que había tomado fotos de su aborto, creówww.thisismyabortion.com. Se difundió rapidísimo por internet casi tan pronto como apareció, y se mencionó en Reddit, Twitter y en muchos otros sitios para compartir links. La mujer, que se hace llamar “Jane Doe”, se ha convertido en una celebridad y en la conductora del eterno debate sobre el aborto. Escribió una página de opinión para The Guardian y ha estado concediendo entrevistas para muchísimos medios internacionales, entre ellos la sección de finanzas de Business Insidr’s. Yo tenía algunas preguntas así que contacté con ella por correo electrónico (no hace da por teléfono porque le preocupa su seguridad). Aunque dijo que ya veía doble por haber estado sentada delante de la computadora durante días, me contestó inmediatamente.

VICE: En tu web haces que la decisión de fotografiar tu aborto suene como si hubiese sido una reacción al “calor del momento” por las protestas de la gente, ondeando esos horribles carteles con fotografías de fetos muertos. ¿Fue el caso o estabas pensando en hacer esto ya de antemano?
Jane Doe:
 Mi decisión fue totalmente una respuesta a los que se manifiestan en contra del aborto a la salida de la clínica y a sus carteles con fotos de fetos muertos. Las imágenes eran extremas, tan gráficas y asquerosas. Parecía una gran violación a mi derecho de estar en paz con mi decisión y de los doctores que intentan hacer su trabajo. Fue más tarde cuando decidí hacer públicas mis fotos.

¿Fue difícil fotografiar el aborto mientras se estaba llevando a cabo?
El proceso de tomar las fotografías y esconder el acto fue ciertamente difícil. Pedí que me dieran una dosis muy baja de calmantes, por motivos personales, y eso hizo que el proceso fuese mucho más difícil. En realidad, tomé fotos de antemano de la sala de operaciones, algunas fotos del proceso en sí mientras se estaba llevando a cabo, desde el ángulo de mi pecho, hacia abajo, donde estaban los estribos, y luego tomé fotos de después de la operación, que pueden ver en thisismyabortion.com.

Tuve muchísimo cuidado de que ninguno de los médicos saliese en las fotografías, por respeto a su seguridad y privacidad. Escondí la cámara, para que nadie la viera. No estaba segura de si me la quitarían en caso de que la vieran.

¿Crees que el movimiento que está a favor del aborto debería debatir las especificidades de los procedimientos de un aborto más de lo que lo hace? Yo, en realidad, no tengo ni idea de cómo funcionan los abortos. Creo que hay algo así como una aspiradora, pero ya está.
Por supuesto, creo que los movimientos a favor y en contra del aborto tienen la responsabilidad de presentar las diferentes realidades del aborto al público de un modo equilibrado y justo. La gente necesita tener acceso a tanta información real como sea posible, para así poder tomar decisiones de una forma inteligente y sentirse bien con ellas. Nadie quiere tener que decidir si aborta o no. Pero si tienes que tomar esa decisión, es imperativo que haya opciones y que te proporcionen información sensata y real de los pros y contras de la operación, desde un punto médico neutro.

¿Qué se siente hacerse popular por semejante tema?
Realmente cansa mucho. No he podido trabajar en mi empleo “normal” durante casi una semana. Apenas he dormido, he estado pegada a la computadora un total de lo que podría ser el equivalente a diez millones de horas. Veo doble y me acabé toda la comida que tenía en casa. Aparte del cansancio, me he sentido humillada y a la vez poderosa.

¿Qué tipo de respuestas has recibido?
En lo que se refiere a los correos y comentarios, ha habido un poco de todo, como puedes imaginarte. Sobre todo más cartas de agradecimiento y de apoyo que reacciones negativas. A lo largo del proyecto he recibido correos preciosos y muy amables de hombres y mujeres de todo el mundo que compartían sus historias personales, embarazos, abortos, violaciones, paternidad, etcétera. Es como si el público hubiera estado esperando un lugar donde compartir sus cosas y conectar con otra gente. El aborto es un tema tabú que mucha gente no ha podido relacionar o conectar con la comunidad. Es triste presenciar tanto aislamiento.

¿Dirías que la atención ha sido en mayor medida positiva?
Durante el fin de semana se publicó un artículo en la página principal de catholic.org y también se publicaron cosas en otros blogs en contra del aborto. En ese momento empezaron a aparecer y a pronunciarse los católicos más acérrimos y empezó mi correo se empezó a llenar de mensajes de odio. Recibí un comentario en la web que me remitía a una nueva página llamada thisismyabortion.org. Me conmovió el hecho de poder compartirlo en la sección de comentarios:

“Hola a todos. Durante las últimas 24 horas he estado recibiendo muchos comentarios como éste, que, por cierto, no me sorprenden: ‘ERES PATÉTICA. ES UNA PENA QUE TU MADRE NO DECIDIERA ABORTAR CUANDO ESTABA EMBARAZADA DE TI PARA QUE ASÍ NO PUDIERAS INFLUENCIAR A LAS JÓVENES PARA QUE CONSIDEREN LA OPCIÓN DEL ABORTO…’ y este otro: ‘ERES UNA ENFERMA’.

Y muchos otros del estilo: ‘¿Es que quizás no sabes quién es Dios o no sabes que el aborto es pecado? Rezaré por ti’.

Aunque creo que todo el mundo tiene derecho a dar su opinión, esto no es un foro público donde puedan descargar el odio, instar al miedo o expresar el fanatismo. Mi intención para este espacio es que sea un espacio seguro, a salvo. Comentarios como los que he mostrado más arriba se ignorarán. Thisismyabortion.com se creó para contribuir a otro tipo de perspectiva educativa sobre cómo es un aborto contrarrestándolo con las imágenes del típico feto muerto.

Los correos de odio general o cualquier variación de estos o de los mostrados más arriba se pueden dirigir a páginas web como thisismyabortion.com, que ofrece otras perspectivas sobre el tema del aborto. Parece que la página web acepta correos, pero no comentarios públicos”.

No puedo expresar cuán importante es para mí que esta web sea un espacio cómodo y seguro para las mujeres y los hombres que comparten sus historias sin tener que sentirse juzgados o condenados. Incluso oír que alguien “está rezando por mí” me hace sentir amenazada y condenada. Ya existe suficiente odio y miedo ahí fuera.

¿Crees que existe algún modo de convencer a los que se manifiestan a las puertas de las clínicas de que lo que hacen está mal? ¿O es una cuestión que siempre dividirá a la población americana?
Creo que para que se respeten los derechos humanos estos deben ser institucionalizados. Los que hacen las leyes deben comprometerse en crear y reconocer leyes que protejan el derecho de las mujeres a tomar sus decisiones libremente y hacer de las clínicas sitios seguros. Debería haber leyes que regularan las manifestaciones y las limitaran a un cierto radio de las clínicas. Hay un sitio y un lugar para todo.

Recibí un correo de una mujer católica que me dijo que aunque ella personalmente es antiaborto, respeta que todo el mundo pueda tener la oportunidad de elegir. Ella no juzga o siente que sea su trabajo dictar las decisiones de otras personas, y dijo que se sentía avergonzada de su comunidad religiosa y el trato que brindan a los demás. Se siente en paz con su unión con Dios y no siente la necesidad de inculcar sus valores y creencias a ninguna otra persona. Me inspiró, porque me mostró que existe la posibilidad de que uno pueda estar en paz con sus decisiones y al mismo tiempo con las decisiones de los demás.

Creo que si todas las personas de diferentes religiones pudieran unirse y apoyar los derechos de las mujeres como derechos humanos podría darse un cambio muy grande. Después de todo, poder escoger tu propia fe o religión es lo mismo que el derecho de una persona a escoger lo que quiere hacer con su cuerpo.

The Clinic Newsletter
Comentarios