Via Abrelaboca.com

Los habitantes del pueblo de Wagga Wagga, en Australia, no están muy acostumbrados a la nieve, así que se sorprendieron mucho cuando se levantaron y vieron su pueblo cubierto por un manto blanco.

Aunque los niños salieron con los trineos para hacer esculturas de nieve, lo que se encontraron fue muy distinto a lo que se imaginaban: ¡el pueblo estaba infestado de telarañas!

Miles de arañas han tomado la localidad y han hecho de ella una gigantesca vivienda para ellas, gracias a los cientos de kilómetros cuadrados de tela de araña que han desplegado.

Los expertos indican que esta invasión viene provocada por las inundaciones que sufrió la región hace unos meses. Las arañas huyeron de las zonas anegadas de agua y decidieron instalarse en Wagga Wagga, uno de los pocos sitios que aún estaba seco.

Los australianos tendrán que seguir soñando con la nieve y empezar a hacer algodones de azúcar, que acompañan más al paisaje.