El juez Patricio Álvarez Maldini excluyó de la audiencia de preparación de juicio oral del caso Security a la viuda del cabo Moyano, Paola Riveros. El juicio en contra de los ex lautaristas Juan Aliste Vega y Freddy Fuentevilla, busca establecer la culpabilidad de los imputados en el asalto a una sucursal del Banco Security en el centro de Santiago, atraco que concluyó con la muerte del Cabo Moyano en octubre de 2007.

El abogado querellante del caso, Jorge Parra, habló con The Clinic Online y condenó la exclusión de Paola Riveros como testigo del juicio oral, ya que considera que se le están dando excesivas garantías a los imputados y pidió presidio perpetuo para los autores del crimen.

-¿Porqué no se incluyó a Paola Riveros como testigo?
-Todavía estoy analizando las razones por las que el tribunal de garantía ha estimado que son impertinentes las declaraciones de la viuda del Cabo Moyano y sus dos hijas. Sin tener todos los antecedentes en mano, creo que el magistrado Álvarez ha exacerbado las garantías a los imputados. Exacerbación que desde mi punto de vista constituye un equívoco en la perspectiva jurídica y es un error de interpretación de la ley que regula el procedimiento penal actual. El magistrado Álvarez ha exacerbado su rol, mal entendiendo la función que tiene que desempeñar el tribunal de garantía.

-¿De alguna forma el tribunal estaría beneficiando a los imputados?
-A mi juicio ha habido una tendencia que se ha caracterizado por una extrema rigurosidad en la depuración de las pruebas en contra de los intereses del ente persecutorio y de la parte querellante. El tribunal ha entregado fundamentos jurídicos para opinar de la manera en que lo hace. Pero a nuestro juicio esa opinión se basa en argumentos que no compartimos.

-Más allá de la perspectiva legal, apelando al sentido común ¿De que forma se podría considerar como impertinente el testimonio de una viuda de alguien a quien asesinaron?
-Nosotros hemos manifestado en la audiencia que una lógica básica dice que los magistrados del tribunal debieran conocer la extensión del mal causado. Lo que evidentemente dice relación con el perjuicio que han recibido la viuda del cabo y sus hijas. Es de toda lógica y de sentido común que el juzgador conozca la manera en que esa viuda se ha visto afectada y la manera en que esos hijos han crecido sin su padre. Eso es algo que desde luego aporta a un esclarecimiento de los hechos. No veo como la declaración de Paola Riveros sea impertinente o pueda afectar las garantías de los imputados.

-¿Es Juan Aliste Vega el autor del crimen?
-La tesis del Ministerio Público y de nosotros como querellantes es que efectivamente él le dispara al carabinero y le da muerte. Estamos seguros de que es el autor. Lo decimos porque los antecedentes que constan en la fiscalía militar y los recogidos por el Ministerio Público dan cuenta de esa situación. No es antojadizo afirmar que Aliste Vega es el autor.

-¿Que rol habría tenido Freddy Fuentevilla en el crimen?
-Fuentevilla es considerado como co autor del homicidio del cabo Moyano y de homicidio frustrado en contra del cabo Vargas. Fuentevilla era un ayudante de Aliste Vega. Tanto es así, que sin su participación el delito no habría tenido las consecuencias que tuvo.

-Considerando que están seguros de la culpabilidad de los imputados ¿Cuántos años de presidio deberían recibir?
-Nosotros hemos compartido la tesis del Ministerio Público de que Aliste Vega amerita la pena de presidio perpetuo calificado y que Fuenteavilla un presidio perpetuo simple. Esa es la pena que se establece cuando se asesina a un funcionario de carabineros con premeditación.

Habla Paola Riveros

Junto con deplorar la decisión del magistrado, Paola Riveros sostuvo que lo resuelto “me deja sin palabras, me deja consternada que el juez no quiera saber lo que sufrimos nosotros (como familia) con esta pérdida”.

La viuda de Moyano dijo que “a mi me da a entender que tienen más beneficios los imputados que el mismo dolor que nos causa el haber perdido por culpa de terceros a mi marido y al padre de mis hijos”.

“Nos vamos a jugar todo, por todo para que el juez nos escuche y se dé cuenta que es lo que significa esperar cinco años después de que murió mi marido para recién poder tener una condena. Yo tuve que luchar cinco años para que se logre lo que se está logrando y que el que se me excluya me parece insólito, me quedé de una pieza cuando mi abogado me comunicó la decisión del juez”, dijo la mujer.