Esta mañana el subsecretario de Minería Pablo Wagner llegó a La Moneda para presentarle su renuncia al ministro Hinzpeter, según informó Cooperativa, luego de estar en el ojo del huracán por la anulación del proceso de licitación del litio, adjudicada a SQM, empresa del yerno de Augusto Pinochet.

El escenario ya estaba bastante oscuro para el número dos de Minería ya que fue a él a quien se le delegó la tarea de llevar esta criticada licitación internacional, tras la inhabilitación del titular de Minería Hernán de Solminihac ya que su hermano está en SQM, proceso que en la previa involucró giras por varios países y reuniones con importantes actores del mercado a nivel planetario.

Wagner había insistido en llevar adelante al proceso a pesar de las críticas de la oposición, explicando que la licitación era un gran negocio para el país.

Antes de la renuncia, la UDI aseguraba a través de Patricio Melero, que la anulación del proceso fue un acto de transparencia, aunque pidieron una reunión para reunir más antecedentes del caso.

Desde el gobierno fue Cristián Larroulet el que salió al paso de este huracán para La Moneda a primera hora, argumentando que “lo vamos a estudiar, se acaba de tomar la decisión ayer y lo que corresponde es estudiar exactamente cuales son las acciones para seguir adelante”.

Según Larroulet “lo que ocurrió es que hay una información adicional que no estaba inicialmente. Esa informacion se entregó posteriormente y eso hizo que tomarámos la decisión, que fue por unanimidad del Comité que está asignado para manejar este proceso, por lo tanto no hay que emitir juicios y solamente se actuó de acuerdo a la institucionalidad y a la legislacion”

La Federación de Trabajadores del Cobre, liderada por Cristian Cuevas, dijo que la decisión del gobierno es un oportunidad para evitar lo que han llamado como “el saqueo del siglo”, advirtiendo que su sector se movilizará a través de una jornada nacional de protesta para impedir que se lleve adelante un nuevo proceso.

“La anulación del proceso confirma que, tal como lo denunciamos en su momento, la licitación es un tongo, que viola abiertamente la Constitución y cruzado además por conflictos de interés e inconsistencias inexcusables, y esperamos que esta vergüenza internacional para nuestro país no quede impune. Pero lo más importante es que le entrega a Chile la oportunidad de impedir un nuevo intento de saqueo de este recurso que se muestra decisivo para el desarrollo del país y a eso los trabajadores mineros iremos con toda nuestra fuerza” señaló Cuevas.

Desde la oposición surgieron múltiples críticas primero a la forma de llevar el proceso y luego directamente al rol de Wagner como encargado de la licitación.

“La cancelación de la decisión original es la confirmación de lo que nosotros veníamos sosteniendo desde que se anunció esto por parte del gobierno. Pese a que señalamos que no podía concesionar el litio, hizo igual una licitación, recurrimos a los tribunales de justicia para declarar la nulidad de este acto” sostuvo la senadora Ximena Rincón en Cooperativa.

Según Rincón “el proceso de licitación mismo también lo cuestionamos, porque no se siguió ningún procedimiento respecto de resguardar este mineral y los intereses del estado de Chile”.

Por otra parte el Senador José Antonio Gómez sostuvo en Radio Agricultura que “el Gobierno tendrá que asumir las responsabilidades, no sé quién será en definitiva el que responderá, pero no puede ser borrón y cuenta nueva y que aquí no pasó nada”.

“Me carga andar pidiendo renuncias ni nada por el estilo, pero creo que de todas maneras el gobierno tendrá que dar una explicación mayor y establecer responsabilidades” dijo Gómez.

En la misma línea, el senador Ricardo Lagos Weber habló de “bochorno” en LaSegunda.com ya que “esto nos hace un pésimo favor y una mala imagen internacional. Aquí participaron empresas extranjeras y por un elemento tan básico como que no se cumpla una de las bases de la licitaciones como es: No tener litigios pendientes con el Estado o con el fisco chileno terminemos en esto, para mi es un bochorno”.

La bancada PPD, liderada por Adriana Muñoz y Enrique Accorsi, fueron más allá y apuntaron directamente a la cabeza de Wagner, por haber conducido el proceso. “Existen dudas respecto a si el gobierno y especialmente el subsecretario realmente no sabían de la situación legal de SQM” manifestó Muñoz..

El abogado Cristian Quinzio, de Li Energy, la empresa que impugnó la licitación, manifestó en ADN Radio que “cuando la autoridad tiene que revisar el cumplimiento de los requisitos administrativos y otorgar una opinión si se cumple o no, me parece que la diligencia obliga a ser bastante prolijo. Yo creo que faltó prolijidad (…) No era ningún secreto, me imagino, para el Estado la existencia de los litigios y ahora que SQM no se la adjudica se declara más que desierta, se declara inválida”.