Ex sec. ejecutivo de Comisión Nacional de Acreditación dice que el Estado debe asumir culpas por U. Del Mar

A través de una carta a El Mercurio, el ex secretario ejecutivo de la Comisión Nacional de Acreditación, Patricio Basso dice que el Estado debe asumir el cagazo que hay en la Universidad del Mar.

Esto ya que según Basso, el Estado tiene responsabilidad porque esa casa de estudios se acreditó por dos años y antes de ese periodo comenzó a presentar las graves situaciones que llevaron incluso a que el Mineduc pidiera su cierre.

La carta dice así:

El 1° de diciembre de 2010, bajo la presidencia interina del hoy investigado por negociación incompatible, don Eugenio Díaz Corvalán, la Comisión Nacional de Acreditación, CNA, acreditó por dos años a la Universidad del Mar (UDM). Antes de dos años, la mencionada universidad presentó dificultades tanto académicas como económicas que llevaron al Ministerio de Educación, luego de una larga investigación, a proponer su cierre definitivo a la instancia que corresponde, la Comisión Nacional de Educación.

La CNA es un organismo autónomo del Estado que dio fe pública de que la UDM podría cumplir, aunque fuese mínimamente, con sus compromisos académicos y financieros por los siguientes dos años. Ello no fue así, causando un grave perjuicio a los alumnos que están, hoy en día, en una situación de incertidumbre frente a su futuro académico. Habida consideración del carácter estatal de la CNA, corresponde, en mi opinión, al Estado hacerse cargo de resolver los problemas tanto académicos como económicos que un eventual cierre de la UDM pudiese significar para sus alumnos.

Por otra parte, el pasado sábado, en este mismo diario, el ex rector de la UDM, señor Zúñiga, reconoció la existencia de lucro por parte de sus fundadores, arguyendo que “la ley es ambigua y todo el mundo entendió que las universidades privadas eran un emprendimiento”, confundiendo negocio con emprendimiento. Es claro que existen emprendimientos sin fines de lucro como, por ejemplo, la creación del Hogar de Cristo o de la Pontificia Universidad Católica de Chile.

Si, como creo, la justicia llega a comprobar la existencia de lucro por parte de los socios de la UDM, éstos debieran devolver los dineros mal habidos a los estudiantes, lo que disminuiría la carga económica que deberá enfrentar el Estado para hacerse cargo del error cometido por la CNA. Para ello sería oportuno que el Estado, a través del Ministerio de Educación, se hiciese parte en la investigación sobre existencia de lucro en algunas universidades, entre las que se encuentra la UDM, iniciada por el Ministerio Público

Patricio Basso G.
Ex secretario ejecutivo Comisión Nacional de Acreditación

Comentarios