La historia del llamado caso sobreprecios reveló una serie de anomalías dentro de la cartera de Interior por la licitación de los detectores de droga. Sin embargo hay otra, más desconocida, que involucra al ex fiscal Alejandro Peña – que renunció apenas se conoció el escándalo revelado por Ciper a principios de octubre-, y Marco Magdic, cuyo padre, un ex embajador de la ex Yugoslavia, asesoró a una de las empresas en otro concurso con la cartera del ex ministro Hinzpeter.

Sucede que Peña desconfiaba de Magdic porque a su juicio filtraba información a través de otro funcionario. Investigando, Peña se percató -cuentan en Interior-, de que Magdic enviaba los antecedentes relativos a las licitaciones y otras materias a un empleado de la misma unidad que, a su vez, se los reenviaba a un correo electrónico privado.

Con algunos datos en la mano, Peña cruzó a La Moneda a mediados de año y pidió reunirse con el subsecretario del Interior, Rodrigo Ubilla, a quien le relató las supuestas prácticas de Magdic, como también que no estaba cumpliendo con su trabajo.

Sin embargo, las pruebas, al igual que en el bullado caso bombas, resultaron ser muy febles, por lo que su teoría sobre Magdic, luego de ser analizada, no fue tomada en cuenta. De todas formas Magdic dejó de estar encargado de la unidad de “precursores químicos”. Las relaciones con Magdic siguieron tensas, las que ya venían así desde que ambos habían trabajado en la Fiscalía Nacional.

No fue la única vez que Peña intentó que Magdic fuera despedido, aseguran en la cartera, “pero el ánimo conspirativo siempre le jugó en contra”.
Magdic es un funcionario apreciado profesionalmente por los conocimientos que posee y su manejo “bilateral” en los seminarios internacionales. “Su perfil es difícil de encontrar, ya que habla idiomas y conoce al dedillo los temas de drogas, tráfico de personas y precursores”, asegura una fuente de Interior.

En todo caso, en Interior no cayó bien el perfil de su padre: un ex diplomático yugoslavo que incluso acompañaba al mariscal Tito en sus viajes internacionales y “misiones especiales” del gobierno, además de ser asesor de empresas del rubro, según versa su currículum.
Actualmente, Marco Magdic se encuentra con licencia médica desde hace más de un mes y su círculo más cercano sospecha que una vez que vuelva a pisar La Moneda se le exigirá la renuncia, “ya que su ausencia se nota demasiado y justo en medio del caso”, dijo una fuente ministerial.