Una intervención en la que defendió la posición de carabineros y familiares de uniformados como víctimas de derechos humanos, se mandó la diputada María Angélica Cristi en el Congreso. En el discurso, que terminó el oficio enviado al ministerio de Justicia, la parlamentaria hizo pebre a las organizaciones que elaboran informes de DD.HH., llegando a acusarlas de defender a “quienes provocan situaciones de violencia y vandalismo y han producido la mayor cantidad de bajas y heridos en Carabineros”.

“Francamente, parece que la Universidad Diego Portales fuera el brazo derecho del Instituto de Derechos Humanos en esta materia, porque todos los informes que ellos publican, especialmente en el Observatorio de Derechos Humanos, se abocan, en todos sus análisis, a cuestionar el actuar de Carabineros de Chile”, dijo la diputada en la sesión del pasado 14 de noviembre.

Según ella, resulta insólito que el Instituto -que tiene un presupuesto de dos mil millones de pesos para velar por los derechos humanos de todos los chilenos- haya concentrado su trabajo en defender a los manifestantes y le resulta raro que se hagan estas investigaciones, entre las cuales se encuentra una de violencia policial en territorio mapuche, y se desconozca que el gobierno de Piñera ha sido el que más recursos ha entregado en materia de DD.HH.

“La pregunta es qué quieren estas instituciones. ¿Quieren terminar con la institución de Carabineros de Chile? ¿Quieren que Carabineros de Chile no defienda el orden público? ¿Quieren que Carabineros no defienda a la ciudadanía frente a los actos de violencia?”, se pregunta Makeka.

Según la parlamentaria, el problema no son las marchas porque muchas de ellas son pacíficas. El asunto, dice Cristi, son las manifestaciones violentas que se producen después de las marchas estudiantiles. “¿Pretenden que los vándalos, los encapuchados, sigan apedreando e hiriendo a los carabineros?”, dijo en la oportunidad.

Pobeshitos carabineros

Según la intervención de Cristi, estos informes no estudian otros tipos de derechos humanos vulnerados, como por ejemplo, el de las familias de los carabineros y de personas encargadas de seguridad. “¿Acaso creen que los hijos de los carabineros no sufren cuando ven que su padre está en una protesta y es apedreado por delincuentes que pueden tener su misma edad y que, muchas veces, están en su mismo entorno social? ¿Qué quieren? ¿Terminar con la paz social? ¿Romper el tejido social? ¿Por qué no se preocupan de ver cómo sufre un carabinero que ha sido herido, que no tiene ninguna compensación, que nadie lo defiende y que nadie lo premia por haber defendido el orden público?”, dice.

Para la congresista es muy injusto que no se valore el trabajo de miles de carabineros que entregan su vida por proteger la integridad de los chilenos y que incluso hoy en día han hecho “esfuerzos nunca antes vistos en su historia” como establecer un Departamento de Derechos Humanos con clases teóricas de derechos humanos e instrucción de derechos humanos aplicados a la función policial”.

“Son más de 40 mil los carabineros de Chile; por lo tanto, que dos o tres se equivoquen en un procedimiento o incurran en exceso, equivale al cero coma cero cero por ciento de la Institución”, explica la diputada.

Finalmente, Maqueca pide a sus colegas del Parlamento que se aboquen a estos temas sin ideologizarlos “y asumir que es peligroso debilitar las Fuerzas de Orden y Seguridad”.

Por eso pidió en el oficio que se informe al Ministerio de Justicia el aporte fiscal que se da al Instituto de Derechos Humanos, el Museo de la Memoria y otras ONG, de las cuales ninguna se preocupa de defender o ayudar a las familias de los carabineros heridos y del dinero que se ocupa para compensar a las familias de los carabineros mártires o que quedan lisiados post manifestaciones.