Teodoro Ribera habría presentado su renuncia a Piñera por escándalo de acreditaciones

A eso de las 9 de la mañana ingresó Teodoro Ribera al Palacio de la Moneda para presentarle su renuncia al presidente Sebastián Piñera, según informa el canal 24 Horas, hecho que aún no ha sido confirmado oficialmente. La salida de RIbera se da tras verse involucrado en el escándalo de las acreditaciones asociado a Luis Eugenio Díaz, primero cuando era rector de la Universidad Autónoma y posteriormente cuando ya era ministro de Justicia y al mismo tiempo socio del Instituto Incacea.

A eso de las 9 de la mañana ingresó Teodoro Ribera al Palacio de la Moneda para presentarle su renuncia al presidente Sebastián Piñera, según informa el canal 24 Horas, hecho que aún no ha sido confirmado oficialmente. La salida de RIbera se da tras verse involucrado en el escándalo de las acreditaciones asociado a Luis Eugenio Díaz, primero cuando era rector de la Universidad Autónoma y posteriormente cuando ya era ministro de Justicia y al mismo tiempo socio del Instituto Incacea.

La atención en los últimos días ha había estado puesta en la permanencia en el Gobierno de Ribera, luego de que se descubrieran contratos del ministerio que dirige, con Eugenio Díaz, ex consejero de la Comisión Nacional de Acreditación y hoy en prisión preventiva acusado de cohecho y lavado de dinero en el contexto de sus labores en la CNA.

Concretamente, las relaciones entre Díaz y Ribera consisten en los contratos que realizó el Ministerio de Justicia y Díaz, para el asesoramiento en los planes de estudio de Gendarmería. Además, Ciper Chile publicó un reportaje donde se muestra un correo entre Díaz y Ribera, cuando el ministro era rector de la U. Autónoma, para que dejara entrar con facilidad a un sobrino de Díaz a la universidad. Según Ribera esto nunca se concretó.

Toda esta maraña, que aún no se aclara, generó dimes y diretes que complicaron al ministro. En una entrevista lanzó unas desafortunadas declaraciones sobre los conflictos de interés en el mundo público: “Este país está debatiendo que los hombres públicos tienen que estar completamente desvinculados de cualquier actividad privada, por tanto hay dos posibilidades para esto: o vamos a la hospedería del Hogar de Cristo a buscar hombres públicos que no tienen nada en el mundo o buscamos profesionales en la política que no tienen nada que ver con el mundo real porque se han profesionalizado en la política.” Pero no fueron las únicas. El viernes 14, al salir de una reunión en La Moneda, Ribera ironizó sobre su futuro y para respaldar su silencio dijo: “La película tiene que tener un poquito de tensión, hay que mantener la tensión”.

Las declaraciones, se sumaron a la decisión del fiscal Carlos Gajardo de investigar la información contable de los últimos siete años de la Universidad Autonóma, incluyendo el período de rectoría del ministro Ribera y la decisión de la Comisión de Educación de la Cámara Baja de constituirse como Comisión Investigadora y citar al ministro al parlamento.

Pero otro dato hizo más salada la situación para Ribera: Eugenio Díaz no se inhabilitó para votar en el proceso de acreditación del Incaea -Ribera tiene un 7.5% de la propiedad- en momento en que Díaz mantenía contrato vigente con el Ministerio de Justicia y, por tanto, con el ministro Ribera.

Así, el escenario mediático para el ministro se fue complicando y el Gobierno terminó por poner en duda la permanencia, que antes parecía incuestionable, de Ribera en la cartera de justicia. Sebastián Piñera habría estudiado los antecedentes el sábado en Cerro Castillo y hoy se debatió entre las filas del Gobierno la continuidad de Ribera.

Tan notoria ha sido la molestia con Ribera por su manejo mediático, que el vocero de Gobierno, Andrés Chadwick, admitió la imprudencia de Ribera: “Creo que no ha sido lo más prudente el hecho de haber contratado al señor Díaz posteriormente en Gendarmería, pero son situaciones que se mueven en el ámbito de lo prudente, de lo conveniente, lo que tenemos que tener claro y lo tenemos en el gobierno, es que hay un dique muy claro de diferenciación con hechos ilícitos, irregulares o delictivos”. Chadwick, le puso aceite al piso y Ribera quedó tambaléandose.

The Clinic Newsletter
Comentarios