El diario británico The Guardian hizo eco de la salida de Teodoro Ribera del ministerio de Justicia debido a su vinculación con Luis Eguenio Díaz, ex presidente de la Comisión Nacional de Acreditación procesado por soborno y lavado de activos en la investigación sobre la presunta venta de acreditaciones a centros educativos, y dijo que este era una gran victoria para el movimiento estudiantil.

“La renuncia de Teodoro Ribera el lunes fue el último hecho de una serie sin precedentes que ha generado masivas protestas callejeras, investigaciones criminiales y el encarcelamiento de un ex funcionario de gobierno acusado de lavado de dinero y de la venta de acreditaciones universitarias”, señala el diario.

Tras describir las protestas callejeras del 2011 y las bases del movimiento que ha movilizado a cientos de miles de estudiantes, el diario señala que todas las denuncias del movimiento fueron tratadas inicialmente con escepticismo, pero “las nuevas revelaciones sobre corrupción han demostrado que muchas de las acusaciones eran ciertas”.

“Los líderes estudiantiles acusan al gobierno de una respuesta poco sistemática y de no tener voluntad para discutir las cuestiones de fondo acerca de si las empresas orientadas al mercado deberían estar a cargo de la educación de las próximas generaciones de estudiantes chilenos”, señala en su artículo.