El séptimo Tribunal de Garantía sobreseyó definitivamente la investigación que sustanciaba el Ministerio Público en contra del abogado Rodrigo Ferrari, a quien se le imputaba la creación de cuentas de Twitter usurpando la identidad del empresario Andrónico Luksic.

La decisión de la magistrada Carla Capello se basó en dos aspectos centrales de la indagatoria. El primero porque la Fiscalía no pudo probar que Ferrari fuera el dueño de las cuentas @Luksicandronico y @andronicoluksic, ya que los dos informes del cibercrimen que constan en la carpeta de investigación eran incompletos y contradictorios.

La jueza estimó además que en la creación de la cuenta creada por Ferrari, llamada @losluksic y en los tuiteos de esta, no hubo delitos ya que de la lectura se comprendía cabalmente que se trataba de una ironía, lo que no constituye un ilícito.

La defensa de Ferrari, al final de la audiencia solicitó que el tribunal condenara en costas a la Fiscalía, representada por Marco Mercado y a los querellantes que patrocinan a Luksic, Rodrigo Ávila y Hugo Rivera. Su argumentación se basó en que aún cuando en la causa existían antecedentes concretos que no vinculaban a su cliente con las dos primeras cuentas, aún así se insistió en esta indagatoria que duró un poco más de dos años.

Capello luego de escuchar al abogado Cristian Arias estimó que tanto el organismo perseguidor, como Luksic, tenían el derecho legítimo de recurrir a la justicia.

Arias valoró la decisión del tribunal como también el propio Ferrari al término de la audiencia.